Redacción Canal Abierto | Este domingo el gobierno de Benjamín Netanyahu lanzó el ataque aéreo más mortífero desde que se iniciara la presente escalada militar el pasado 3 de mayo. El bombardeo ocurrió al día siguiente de que se conmemorara el 73 aniversario de la creación del Estado de Israel, la Nakba (“catástrofe”, en castellano) palestina, hito nodal –sino inicial- del conflicto.

Un 14 de mayo de 1948, horas antes de que expirase la ocupación británica sobre Palestina, nacía la nación hebrea. También comenzaba la historia de atropellos sobre una población que devino desplazada y refugiada en su propia tierra.

“No hay guerra ni conflicto, hay un proceso de colonización”, sentencia la politóloga, docente universitaria y doctora en Culturas Árabe y Hebrea, Carolina Bracco, quien no duda en caracterizar como un apartheid el régimen que unilateralmente impone Israel sobre los palestinos: “no pueden moverse con libertad dentro del territorio -hay un muro que les impide circular- y sufren una política de humillación constante de parte de las fuerzas israelíes. En los checkpoints (puesto de control de las Fuerzas de Seguridad de Israel) las mujeres dan a luz, se asesinan niños o muere gente que no puede atravesarlos para atenderse en un hospital”.

En esta entrevista conCanal Abierto, la investigadora aborda los aspectos históricos de la disputa, la connivencia internacional en los “crímenes de guerra” israelíes, el rol que juega la Autoridad Nacional Palestina y el empuje del feminismo en el movimiento de liberación: “La construcción de dos Estados es inviable, la única solución es descolonizar todo el territorio y terminar con el apartheid, con una sociedad laica, de convivencia y multicultural, que en definitiva es la propuesta desde Palestina”.

 

Ocupación y apartheid

“No hay conflicto, hay un proceso de colonización. Hay una población en calidad de refugiados, desplazados internos y externos en Siria, Libano, Jordania y Cisjordania”.

“Para los palestinos que están Cisjordania, significa que no pueden moverse con libertad dentro del territorio -hay un muro que les impide circular- y una política de humillación por parte de las fuerzas israelíes. En los checkpoints hay chicos que son asesinados o no pueden atenderse en un hospital si tienen un problema de salud, mujeres que dan a luz”.

“En el caso de los palestinos que están adentro de Israel porque lograron resistir los desalojos y la ocupación, la situación es distinta: en tanto ciudadanos, sí cuentan con derechos”.

“Israel es artífice de una construcción racista que busca animalizar a la población palestina, deshumanizarlos, mostrarlo como una amenaza. Eso hace que a muchos occidentales no les parezca tan graves las imágenes de chicos ensangrentados en las calles”.

“Los palestinos hablan de la Nakba porque la matanza y limpieza étnica continúa hasta nuestros días”.

El mundo

“Históricamente, Israel contó con el apoyo de las potencias globales. Siendo lo que es, un enclave occidental en Medio Oriente, no sorprende que se siga avalando este proceso colonizador.

“Israel es un gran proveedor de armamento y servicios de seguridad para todo el mundo, inclusive para la Argentina. Por poner un ejemplo, son productores de las pistolas taser que en su momento estuvieron por llegar a nuestro país. De hecho, las armas que se exportan a todo el mundo son las que después se exportan a todo el mundo”.

Política (s) interna (s)

“Hablar de un Estado palestino es complejo. Estamos hablando de una administración –la Autoridad Nacional Palestina– que es creada tras los acuerdos de Oslo (1993) con la firma de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) –una entidad que no prácticamente no tiene soberanía, no puede emitir documentación ni controlar las fronteras–”.

“No fue una sorpresa la reciente suspensión de elecciones. La población palestina está entre la espada y la pared: por un lado tienen la ocupación y colonización constante israelí; y por otro, la opresión del gobierno autoritario y corrupto de la Autoridad Nacional Palestina, que tiene en su cabeza a Mahmud Abbas (una figura de más de 86 años que está desconectado de la realidad palestina), y no permite el desarrollo de organizaciones políticas que puedan disputarle el liderazgo”.

“Además de anti democrático, el sistema político palestino es profundamente patriarcal”.

“Por otro lado, es posible pensar cómo estas avanzadas militares pueden ser aprovechadas por Netanyahu, sobre todo en un contexto en el que le es imposible terminar de formar gobierno y por las causas de corrupción que pesan sobre su gestión”.

 

Los feminismos

“Como suele suceder con todas las violencias, las palestinas sufren aún más la opresión que golpea a su pueblo”.

“Por ejemplo, hace dos años y tras un femicidio Ramallah, se desataron manifestaciones en todo el territorio. Después de mucho tiempo, fue la primera demostración de unidad de la población palestina. En perspectiva, hoy podemos pensar aquellas movilizaciones feministas como un punto de quiebre”.

 

A futuro…

“En primer lugar, hay crímenes de guerra que se están cometiendo y alguien se tiene que hacer responsable”.

“La única solución es descolonizar todo el territorio y terminar con el apartheid, construir una sociedad laica, de convivencia y multicultural, que en definitiva es la propuesta desde Palestina. Aunque no haya sido el más exitoso, el caso de Sudáfrica es un modelo a tener en cuenta”.

“La construcción de dos Estados es inviable”.

“Podemos hablar y proponer desde afuera, pero es el pueblo palestino el que tiene que construir su destino, algo que le han negado desde siempre”.

 

Entrevistador: Diego Leonoff (@leonoffdiego)

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico