Redacción Canal Abierto | Familiares  de víctimas de actos violentos acompañaron hoy una conferencia de prensa de Pablo Cuomo y Damián Mitre, los nuevos representantes legales del joven de 17 años que iba como acompañante en la moto que fue atropellada por Ignacio Buzali el marido de la diputada provincial bonaerense de Juntos por el Cambio Carolina Píparo.

De la misma también participó la víctima, en lo que fue su primer aparición pública. Días atrás se había dado a conocer la existencia de una reunión con Píparo en ámbito extraoficial, ya que no se dio ni en una audiencia judicial ni en la oficina de la dirección de asistencia a la víctima de la Municipalidad de La Plata de la que es titular. Los letrados adelantaron que se pedirá su declaración para que aclare esa situación.

La misma tuvo lugar en el domicilio de uno de los abogados cuya patrocinio fue revocado. Allí, Píparo le ofreció un celular, un par de zapatillas y dos mil pesos. Esta situación no fue negada por la funcionaria macrista. Por el contrario, en una entrevista concedida a un medio amigable al macrismo, la ratificó. Aclaró que se reunió y como sabía que en el siniestro había perdido el celular y las zapatillas, quiso reponérselas “de corazón”, según sus palabras textuales.

Este hecho nunca había sido hecho público por Píparo a pesar de que siempre le fue enrostrada su falta de empatía y la paradoja de haber estado en el vehículo que embistió y se dio a la fuga al tiempo que ostenta el cargo de Directora de Asistencia a la Víctima y Violencia de Género. Sólo fue reconocida tras la denuncia de las parte.

Esta versión deja algunas cuestiones inconexas. ¿Cómo se enteró la funcionaria de la situación del joven con respecto al celular? La de hoy fue su primera aparición en público y nunca había habido trascendidos de su situación. Sí la hubo de Luis Lavalle, el dueño de la moto, que en más de una oportunidad hizo público que el vehículo era su herramienta laboral y que desde esa madrugada se encuentra sin poder trabajar. Con él no hubo contacto ni intenciones de subsanar el daño “de corazón” por parte de Píparo.

Ante la consulta de Canal Abierto, el abogado de Lavalle Martín De Vargas  respondió que “ellos nunca se contactaron.Nos llama la atención que solo contactaran a una de las partes en un marco que no es ni institucional ni judicial. Nosotros siempre vamos por el lado de la justicia, vamos por los canales legales. Lo dije en público y denuncié cuando a mí me quisieron llevar a un arreglo espurio”.

“Al final de una conferencia de prensa se acercó alguien que estaba entre los periodistas y me dijo `muy bien pibe, ya tuviste prensa, ahora tenés que sentarte a negociar con este y con este´” reveló el letrado sin dar nombres de quien ofreció el trato ni de con quiénes debía hablar para concretarlo

Esto es PRO

En la presentación de hoy, los abogados y el joven no sólo ratificaron la versión sino que contaron que el teléfono que recibieron de la funcionaria tenía una aplicación que al llamar enviaba mensajes de geolocalización. Una práctica que hace honor a su pertenencia partidaria.

El joven explicó que “al llamar, enviaba una señal diciendo donde estaba cuadno yo atendía. Llamaban y cuando yo atendía no respondía nadie. Eso ocurría unas cuatro veces al día De esa manera iban viendo por donde estaba yo”.

“En todo momento yo le hablaba y la miraba a los ojos y ella no me miraba. Que me pidan disculpas mirando al piso no me sirve de mucho”,  contó sobre la reunión que mantuvo en casa de su anterior abogado y que motivó la revocatoria de su representación legal.

En el marco del acompañamiento, los familiares de víctimas hicieron público el pedido de renuncia a sus cargos por parte de Píparo. Jorge Taddei, padre de Wanda, recordó que “a Carolina Píparo la conocí en la militancia, trabajando juntos contra la violencia y ella llega a un cargo de secretaria y toma actitudes como las que toma. Nunca pensé que Carolina podía llegar a esa situación. Son cosas que nos lastiman como militantes y como víctimas. Por eso hoy estamos acá, al lado de la víctima”.

Ignacio Buzali se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria en el marco de la causa que investiga lo ocurrido en la madrugada de año nuevo cuando atropelló a dos jóvenes que iban en moto buscando quemas de muñecos en la capital bonaerense. Junto a él viajaba su esposa, Carolina Píparo, importante figura del  PRO en La Plata cuyo referente a nivel nacional es la presidenta del partido Patricia Bullrich.

En uno de los descargos atribuyó estas versiones a la rosca propia del armado de listas. Este año vence su mandato como diputada provincial y debería presentarse nuevamente para poder mantenerlo.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico