Redacción Canal Abierto | La comunidad audiovisual independiente continua en estado de alerta y movilización ante la falta de respuestas a los reclamos que realizan desde hace meses en torno al fondo de fomento cinematogrático y las versiones en torno a una nueva legislación que podría habilitar a las plataformas de streamming a acceder a subsidios.

Las distintas organizaciones que nuclean a cineastas y documentalistas independientes realizarán una asamblea virtual este sábado en la que analizarán el estado de situación y los posibles pasos a seguir en función de visibilizar su realidad y efectuar reclamos.

En diálogo con Canal Abierto, Fernando Krichmar, integrante de DOCA, recordó que “cuando cambió el gobierno después de todo lo que fue el ataque a la cultura por parte de del gobierno macrista había muchas expectativas en casi todo el sector recibió independientemente que empezara aunque sea lentamente paso a paso una pequeña reactivación del mismo. Pero fuimos descubriendo en la práctica que la nueva gestión venía con una política bastante continuista incluso con algunos de los mismos funcionarios claves que habían estado en el otro periodo”.

Entre las faltas que le reclaman a la gestión de Luis Puenzo al frente del ente autárquico que regula la actividad cinematográfica está la no modificación del Plan de Fomento. “Es como la constitución del INCAA. Es lo que marca que se va a fomentar y que no se va a fomentar y con que mecanismos”, explicó.

Otro punto que remarcó el realizador es la paralización de las instancias de gobierno del Instituto como son la Asamblea Federal y el Consejo Asesor. “No convocaron al Consejo Asesor que es  uno de los órganos del gobierno donde hay dos directores, dos productores, cinco compañeros de las provincias, un técnico y un actor. Esas 11 personas controlan el presupuestoy las medidas que toma el presidente del INCAA. Tampoco convocaron la ni le presentaron un balance claro como se debe a la Asamblea Federal que es el otro órgano de gobierno. Tampoco se explicó por qué el año pasado se subejecutaron 600 millones en un momento de mucha crisis para muchos compañeros de del cine independiente”, sostuvo.

Como si todo esto fuera poco, hay preocupación también sobre la posibilidad de una nueva legislación que disuelva el INCAA y diluya la actividad cinematográfica en el amplio campo del quehacer audiovisual. Esta modificación podría ser la puerta de entrada de las plataformas de streamming para poder ser sujeto de derecho al acceso a los subsidios. “Según los rumores, en instituto sería reemplazado por un Instituto Audiovisual Nacional (EAN) o algo así, quitando la palabra cine de de la misma denominación. Además, una serie de medidas permitirían que ingresen la televisión y las grandes plataformas al fomento estatal. Nosotros estamos peleando porque con el el fomento estatal se siga sosteniendo al cine independiente y al cine documental que es como la gran base de este ecosistema cinematográfico”, apuntó Krichmar.

Y remarcó que el cine independiente “produce diversidad de miradas y produce el más alto valor cultural sobre todo en relación a que la soberanía audiovisual sea un discurso propio del país y no sometido a los dictados e ideas que tienen las grandes plataformas de streamming sobre la Argentina y Latinoamérica, sino la posibilidad del surgimiento de voces realmente auténticas que expresen una mirada nacional y que de alguna manera acrecientan el acervo cultural. Por eso creemos que el fomento del Estado tiene que estar para eso y no para colaborar con grandes negocios comerciales de grandes productoras, que por sí mismo pueden invertir”.

 

 

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico