Redacción Canal Abierto | “Las apreciaciones vertidas en el programa Brotes Verdes fueron realizadas como dirigente del partido Unidad Popular, integrante desde su fundación del Frente de Todos, y de ninguna manera como director del Banco Nación, en ningún caso involucra a dicha institución y no se trata de un planteo que se haya discutido en el seno de su directorio. Tampoco se trata de un planteo que esté en debate al interior del gabinete gubernamental”.

El párrafo forma parte de la aclaración que el director de la entidad pública Claudio Lozano hizo circular este mediodía sobre sus dichos en la emisión de anoche del programa conducido por Alejandro Bercovich en C5N.

Los mismos consistieron en una apreciación sobre posibles salidas a la crisis, entre las que el economista mencionó: “Lo que está claro es que el tema del impacto en el tipo de cambio no lo generan aquellos que perciben el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), en todo caso la expansión de consumo que eso puede implicar una absorción de grupos concentrados que luego especulen con el tipo de cambio. Pero, ¿por qué no ensayamos la discusión de una moneda no convertible a divisas, a moneda dura, para financiar la política social y la recuperación de la capacidad de consumo de la población?”.

Rápidamente, el conductor preguntó si se refería a una suerte de “patacones”, bonos de emergencia que fueron emitidos por la provincia de Buenos Aires durante la gobernación de Carlos Ruckauf ante la falta de liquidez que atravesaban varios distritos durante la crisis de 2001. Entonces, Lozano respondió que no hablaba de una cuasimoneda como aquella, sino de “una moneda que tenga todas las funciones excepto que se pueda cambiar por dólares”. Y reclamó la necesidad de pensar “nuevas estrategias económicas” para afrontar este momento.

Pese a la aclaración, el revuelo mediático se alzó asumiendo la idea como una posibilidad cierta de volver a emitir cuasimonedas, como en el peor momento económico de la historia reciente.

“En el reportaje, que duró prácticamente todo el programa, dije muchas cosas. Y esto lo dije como una idea más, en el marco de no resignarse a que no se puede financiar uno o dos puntos del PBI para mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo, garantizando el salario universal y una Argentina libre de hambre”, detalló Lozano en declaraciones a Canal Abierto.

Hay que pensar

La charla, en efecto giró en torno a las motivaciones del electorado para la derrota del Frente de Todos y al rumbo económico que debería adoptar el Gobierno, acotando los comportamientos especulativos para expandir la demanda, acelerar la recuperación y mejorar las deterioradas condiciones de vida de la población tras el macrismo y la pandemia, razones que Lozano considera centrales a la hora de explicar el resultado de las PASO del domingo. Allí, sostuvo: “Si uno combina esto (la nueva moneda no convertible) con mejores regulaciones cambiarias y con una discusión distinta del sistema de precios podemos tener un tener una discusión diferente de la recuperación de la actividad económica”.

Me preguntaron por el patacón y no sería un patacón. Primero, porque las cuasimonedas que existieron en ese momento eran monedas provinciales, no había una moneda emitida por el Estado nacional. Segundo, porque tenían algunas funciones posibles y no todas, y yo estoy pensando en una moneda que tenga todas las funciones excepto ser cambiada por dólares o moneda dura, para evitar el filtro hacia comportamientos especulativos –detalló Lozano a este medio–. Esto debe pensarse en el marco de una estrategia donde el Estado comience a ser el receptor único de las divisas que genera nuestro país, de reorganización del sistema financiero y de una evaluación en profundidad de la necesidad de mantener los mercados paralelos del dólar. La moneda no es una cosa aislada de una estrategia integral”.

Y agregó: “Por otra parte, están todos los mecanismos digitales para armar una moneda digital, con trazabilidad. La revolución digital en el mundo existe y uno puede incluso hacer desaparecer el dinero físico. Todas esas cosas hoy se están discutiendo en muchos países del planeta. El tema es quién lo hace, si el mercado o el Estado. Hay que recordar que esas cuasimonedas que se utilizaron en el marco de la crisis de la convertibilidad, a pesar de todo lo que se las criticó, fueron una estrategia que les permitió a los Estados provinciales ponerle un piso a la caída de la actividad económica. Esto genera tanto revuelvo porque estamos diciendo: no nos resignemos a que el veto de la especulación cambiaria no permite redistribuir el ingreso en la Argentina. Hay que pensar”.

 

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico