Redacción Canal Abierto | El gobierno presentó un proyecto de ley de Compre Argentino. El objetivo es apuntalar la producción nacional y el fortalecimiento de empresas con su consecuente generación de puestos de trabajo a partir del direccionamiento del 13% de presupuesto que se destina a la compra de insumos y servicios por parte de dependencias del Estado Nacional.

El proyecto es fruto del análisis de la legislación vigente cuyo resultado es que la relación entre los objetivos de la ley y la definición de su alcance es débil, las dificultades para garantizar tanto su cumplimiento como la equidad y accesibilidad a la industria local, la debilidad de los instrumentos de promoción de la participación de la producción local, la falta de incentivos claros a la innovación y la falta de herramientas de promoción de sectores estratégicos limitan su posibilidad de lograr los objetivos propuestos.

En función de estos puntos críticos, el proyecto introduce modificaciones entre las que se encuentran la incorporación del PAMI como entidad habilitada a este tipo de compras y contrataciones, se le da preferencia a pymes y micropymes con hasta un 12% de tolerancia en el precio, se priorizan empresas con perspectiva de género, se promueve el desarrollo de la industria nacional a través de las compra públicas en sectores estratégicos y la transferencia tecnológica a empresas locales como parte del paquete cuando se contrate a una firma extranjera, entre otros puntos.

Consultado por Canal Abierto, el presidente de ENAC (Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino), Leo Bilanski saludó la iniciativa. “En el marco de un Estado que tiene un poder de compra bastante potente y en una situación de pospandemia donde se necesitan crear 50.000 nuevas pymes, vemos que es necesario una ley que permita incorporar a la estructura de compra del Estado mayor cantidad de empresas del capital nacional y sobre todo mayor cantidad de pymes”, expresó.

Bilanski se refirió al esquema empresarial en la provisión al Estado y marcó que “hoy el 65% de las empresas privadas que le venden al Estado son locales, el 35% son extranjeras . De las locales, el 97% son pymes y el 3% son empresas grandes. Y de esas empresas que nosotros vemos como como pymes las compras del Estado lo que permiten muchas veces es darle escala a productos, empresas y servicios que le den más potencia al mercado interno y no entregue muchas veces el poder de compra del Estado Nacional a un 35%, como hay hoy de empresas extranjeras”.

“Aún me parece que hay que discutirla mucho más, porque así como incorpora al PAMI, también hay otras empresas privadas pero con participación mixta al Estado que no las incorporan y lo debería hacer, como son Aerolíneas Argentinas o YPF”, observó el referente del pequeño y mediano empresariado.

El anuncio fue hecho por el propio Presidente al día siguiente de los comicios primarios en lo que pudo leerse como el primer paso de una serie de medidas con las que espera dar cuenta del veredicto de las urnas.

En tal sentido, Bilanski aventuró: “Si bien tenían en carpeta este proyecto de ley, el Gobierno busca recuperar la iniciativa en cuanto a la promoción del trabajo y la creación de nuevas empresas. Es una iniciativa que, aunque no vaya a salir de un día para otro, me parece que tiene que ver con tratar de empezar a mover el aparato mientras se van sintetizando los resultados de una derrota electoral que le marcan la cancha sobre todo en términos económicos al gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner“.

“Es evidente que la gente no está conforme por la pérdida de poder adquisitivo que ha sufrido desde antes de la pandemia y durante la pandemia también y que no se está pudiendo recomponer. Entonces esta ley viene más que nada a a promover más trabajo nacional”, concluyó el empresario.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico