Redacción Canal Abierto | En lo que fue su esperada primera respuesta ante la crisis que provocaron en el gobierno nacional las renuncias ofrecidas por ministros y funcionarios que responden a la vicepresidenta, Alberto Fernández, fiel a su estilo, intentó llevar calma a la sociedad y al sistema político con un posteo en sus redes sociales de tono conciliador que comienza reconociendo: “La coalición de Gobierno debe escuchar el mensaje de las urnas y actuar con toda responsabilidad. Debemos hacerlo, y lo haremos, para asegurar que se satisfagan las necesidades de nuestro pueblo”

Sin embargo, el mandatario fijó posición firme en algunos pasajes del texto que permiten adivinar que la resolución de la disputa interna todavía está muy lejos de alcanzarse: “Nosotros tenemos que dar respuestas honrando el compromiso asumido en diciembre de 2019, de cara a la sociedad. No es este el tiempo de plantear disputas que nos desvíen de ese camino”.

En esa línea, dejó en claro que seguirá siendo él quien maneje los destinos del país: “He oído a mi pueblo. La altisonancia y la prepotencia no anidan en mí. La gestión de Gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido. Lo haré llamando siempre al encuentro entre los argentinos”.

Además, cuestionó la herencia macrista, advirtió sobre el riesgo del regreso de la derecha al poder y sacó a relucir los apoyos que en las últimas horas intentaron blindarlo del avance del kirchnerismo.

El texto completo:

La coalición de Gobierno debe escuchar el mensaje de las urnas y actuar con toda responsabilidad. Debemos hacerlo, y lo haremos, para asegurar que se satisfagan las necesidades de nuestro pueblo.

Nuestro mayor desafío es continuar el proceso de reactivación ya iniciado, promover el empleo y garantizar la educación y la salud de nuestro pueblo. En cada acción que llevemos adelante, en cada decisión, ese debe ser nuestro norte.

Agradezco el apoyo de gobernadores, de intendentes, de dirigentes del movimiento obrero y de la ciudadanía en estas horas.

Valoro el gesto de las organizaciones sociales y de todos los que me manifestaron su afecto impulsando una movilización en mi apoyo.

Aun así, prefiero que toda esa fuerza que implica una movilización de esa magnitud se canalice para construir la épica militante que ayude a argentinos y argentinas a desentrañar el dilema que se nos plantea en noviembre.

Hay dos modelos de país en pugna que se debaten en estas elecciones: el que descree del trabajo y la producción y sólo promueve la especulación financiera y el que cree que con una producción pujante recuperaremos la dignidad del trabajo para todos y todas.

He oído a mi pueblo. La altisonancia y la prepotencia no anidan en mí. La gestión de Gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido. Lo haré llamando siempre al encuentro entre los argentinos.

Mientras lo haga seguiré garantizando la unidad del Frente de Todos a partir del respeto que nos debemos. Es tiempo de que nuestra única obsesión sea promover la prosperidad de los hombres y mujeres de nuestra Patria.

 

Foto: Federico López Claro

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico