Redacción Canal Abierto | Lo que a simple vista se trata de un despido injustificado, esconde una maniobra de ataque a la democracia gremial. De la misma participan el Grupo Clarín, la justicia y el unicato sindical. Rodolfo Mena es un trabajador telefónico cuyo despido de TELECOM se efectuó en dos actos. Ambas situaciones se dieron en el marco de la participación gremial por fuera del gremio telefónico tradicional.

El despido se efectúa ahora, pero la situación se originó en 2010 cuando Mena trabajaba para la construcción Asociación de Trabajadores Informáticos y de las Telecomunicaciones (ATIC) enrolado en la CTA Autónoma jujeña. Esta organización disputa la representación de los trabajadores del gremio al SOEESIT, gremio histórico de la rama cuyo dirigente desde hace décadas es Alberto Tell.

“El objetivo era afiliar a empleados de Telecom como también de las cooperativas que de telefónicas que hay acá en esa zona de Jujuy como a personas que trabajan prestando mano de obra en las telecomunicaciones que se llamamos comúnmente tercerizadas. A raíz de esta acciones gremiales muchos afiliados al SOEESIT se vinieron con nosotros. A raíz de esto ese gremio le solicitó a Telecom que me despidiera”, contó Mena a Canal Abierto.

En 2016, junto al gremio y con el apoyo de la CTA-A provincial Mena interpuso una cautelar de no innovar y a través de la estabilidad que generó la medida, Mena fue reincorporado y pudo seguir trabajando. Eso se revirtió el pasado 24 de agosto cuando el Tribunal Laboral de la provincia emitió un fallo en el que considera que no corre la estabilidad y se procedió al despido.

La conformación de ATIC no fue el inicio de los enfrentamientos con Tell sino su consecuencia. Años antes, Mena había intentado disputarle la conducción del gremio. A partir de entonces, empezó a estar en la mira del jerarca sindical.

Tell tuvo sus 15 minutos de fama allende las frontera de Jujuy. Fue en el año 2000 mientras ocupaba un banca en el Senado de la Nación. Su nombre fue uno de los señalados dentro del bloque del partido Justicialista que fue “arreglado con la Banelco” por el entonces ministro de Trabajo Alberto Flamarique en el episodio detonante de la crisis institucional que derivó en la renuncia del entonces vicepresidente Carlos “Chacho” Alvarez.

Mena dice que “es la primera vez que ocurre algo parecido a lo mío: un dirigente de telecomunicaciones en Jujuy que sea despedido. Sí ha sucedido con otros compañeros que no estaban todavía afiliados que fueron despedido también de Telecom avasallando derechos de los trabajadores con despidos que generalmente eran mentirosos como en el caso mío”.

También advierte el peligro que deja su caso como antecedente: “Yo era empleado desde la época de Entel. Cuando se privatiza paso a la planta de Telecom. Este despido se produce mediante un fraude porque la empresa considera que había una imposibilidad laboral auditiva sobre mi persona tiene atisbo de ser general porque dejaría como presidente a través del fallo que emitió el tribunal de laboral de que la empresa Telecom puede despedir sin causa cosa que no es cierto”.

Con el apoyo del ATIC y CTA-A se hicieron presentaciones ante el Ministerio de Trabajo al tiempo que se espera la definición del Superior Tribunal de Justicia sobre la medida. “Ahora vamos a ver si resuelve a favor de la estabilidad laboral de los trabajadores de las telecomunicaciones de los o, en caso contrario, falle a favor de la sentencia del tribunal ordinario que falla en contra de la estabilidad laboral que traería como consecuencia que Telecom puede despedir si causa lo que sería un agravante para todos los trabajadores de la empreas”, concluye Mena

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico