Redacción Canal Abierto | El 14 de noviembre, Juntos por el Cambio hizo la peor elección en la Ciudad de Buenos Aires desde 2013. Una lectura profunda del pronunciamiento del electorado porteño evidencia un descontento con el oficialismo representado por Horacio Rodríguez Larreta, que ha construido su imagen –casi en exclusiva– en torno al antiperonismo, actitud que le costó 204.842 votos desde 2019.

En la búsqueda de generar nuevas alternativas para representar ese descontento –y como contracara de la aparición de La libertad avanza, espacio de derecha liderado por Javier Milei– este miércoles 24 a las 18, desde el Obelisco, se lanzará El Movimiento, cuyo lema es “La Ciudad somos quienes la habitamos”.

“Como herederos del movimiento asambleario del 2001 y partícipes de los colectivos de lucha de todos estos años creemos que es el momento de construir un movimiento político autónomo de los partidos políticos mayoritarios”, reza el Manifiesto que publicó este fin de semana la flamante fuerza política.

A través de voceros como Jonatan Baldiviezo, abogado y presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad, y María Eva Koutsovitis, ingeniera hidráulica y docente universitaria, El Movimiento postula que los sectores que concentran el poder público y económico “quieren profundizar la exclusión de los sectores mayoritarios de la población que padecemos precarización en nuestra calidad de vida, trabajos y vivienda”. Y denuncia la sobreconstrucción, la especulación inmobiliaria y la privatización de la Costanera por 150 años que viene realizando el gobierno del PRO.

Con una mirada urbana, el nuevo espacio tiene como ejes de debate la desigualdad y la crisis ambiental, y como postulados el paradigma del Buen Vivir y la necesidad de una real justicia social basada en la democracia participativa y en el cuidado de los bienes comunes.

“En Argentina el 94% de la población vive en ciudades. Como habitantes del mayor conglomerado del país, tenemos la responsabilidad de organizar, de una forma novedosa, la fuerza ciudadana para enfrentarnos al poder económico extractivo financiero, y de plantear debates públicos esenciales pendientes, todo lo cual ninguna otra fuerza política ha logrado”, asegura el Manifiesto.

Además de invitar a su lanzamiento, sus referentes convocan a sumarse a través de un link para recibir información sobre futuras actividades y asambleas, o a seguirlos en redes sociales.

 

Manifiesto “El Movimiento: la Ciudad Somos Quienes la Habitamos”

Como humanidad, estamos atravesando desafíos que igualan a los mayores de nuestra historia. La crisis climática, la pandemia, la crisis económica, los niveles de desigualdad jamás vistos, indudablemente nos deben llevar a reflexionar y decidir acciones colectivas acordes a la altura de estos problemas que se profundizan con el correr del tiempo.

En esta vorágine, tan importante como definir la dirección de las políticas que adoptemos, es cuestionar el actual sistema de toma de decisiones. Experimentamos cotidianamente que la implementación de los paradigmas que necesitamos chocan contra los sectores que concentran el poder público y el poder económico.

El modelo de la Democracia representativa como ejercicio de la soberanía política de la ciudadanía ha sido arrasado por completo. El destino de nuestras ciudades, el destino de la naturaleza, el destino del mundo debe pertenecer a cada uno de sus habitantes. De las múltiples crisis que vivimos no podremos salir si no reconfiguramos la Democracia.

Creemos que el camino para hacer realidad los paradigmas del Derecho a la Ciudad, del Buen Vivir, de la justicia social, espacial, de género, ambiental y climática, de aquellos que buscan relaciones igualitarias, horizontales y desmercantilizadas entre la humanidad y la naturaleza, y entre los propios seres humanos, implica necesariamente una nueva forma de organización ciudadana acorde a la Democracia Participativa y Ambiental.

Necesitamos pensar en respuestas y soluciones estructurales, y reapropiarnos del poder de decidir comunitariamente cómo queremos vivir, cómo queremos mejorar la sociedad, cómo afrontaremos esta crisis civilizatoria, y plantear debates públicos esenciales que tenemos pendientes hace décadas. Esta es la misión de mayor trascendencia que tenemos ahora.

En Argentina, el 94% de la población vive en ciudades, el Área Metropolitana de Buenos Aires es una de las metrópolis más grandes de Latinoamérica. Como habitantes de la Ciudad de Buenos Aires, la principal urbe del país, tenemos la responsabilidad de organizar, de forma novedosa, la fuerza ciudadana para enfrentarnos al poder económico extractivo financiero, porque ninguna otra fuerza política lo ha logrado.

El movimiento ciudadano urbano ha sido el principal protagonista y ha logrado las principales conquistas en defensa de derechos, de lo público y lo común en un contexto de destrucción y apropiación de la Ciudad.

Como herederos del movimiento asambleario del 2001, como partícipes de las asambleas y colectivos urbanos de los últimos 15 años, creemos que es el momento de construir un movimiento político urbano, autónomo de las formas partidarias tradicionales y de los gobiernos.

Nos hemos alimentado de la vitalidad democrática de las asambleas porteñas, de sus luchas, de su tenacidad y de sus recuerdos y sueños. Nos importa la defensa de los derechos, de lo público y de nuestros bienes comunes desde una perspectiva democratizadora y de desconcentración del poder tanto público como privado. Desde el paradigma de la democracia participativa ambiental queremos disputar la institucional de la Ciudad.

Hace 25 años nos trazamos un futuro utópico plasmado en ese acuerdo que es la Constitución: autogobernarnos colectivamente bajo una Democracia Participativa. Crecimos con esa estrella guiándonos. Sin embargo, el sector político que viene gestionando y gobernando la Ciudad sólo profundizó la precarización de nuestras vidas como consecuencia del actual modelo de despojo.

Tenemos la lamentable certeza de que nadie nos defenderá, ni defenderá a la ciudad, salvo su comunidad porque “La Ciudad Somos Quienes La Habitamos”.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico