Redacción Canal Abierto | En el marco de la semana en la que el acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional se trata en las comisiones del Congreso y cuyo debate y aprobación, que serán precedidos de una importante marcha en contra, se pronostica para antes que culmine la semana, el director del Banco Nación y presidente de Unidad Popular dialogó con Canal Abierto Radio y evaluó al proyecto como desacertado.

“Yo creo que acá ha habido un error desde el vamos y que el Gobierno nacional no ha dimensionado adecuadamente de qué estábamos hablando cuando se hablaba este crédito. Esta no es una deuda más con el con el Fondo, es una deuda que viene articulada con una estrategia de los Estados Unidos para mantener control sobre el gobierno de la Argentina y evitar que Argentina salga del redil de la política exterior de Estados Unidos en la región en el marco de una Argentina que, a diferencia de otros países, tiene múltiples posibilidades de vínculo con China en materia financiera, tecnológica, comercial y económica en general”, señaló

“Esta deuda política merecía un debate político por parte del gobierno y no se ha dado. Se la trató como una deuda financiera se la trató suponiendo que el fondo era nuestro amigo y cómplice para poder resolver adecuadamente cuando era el problema que había que resolver”, agregó.

El economista describió que lo que se discute es el peor de los escenarios porque “teníamos todos los elementos para sacar un acuerdo en donde el Fondo tuviera que reconocer su corresponsabilidad en la crisis de la Argentina a un acuerdo que lo que muestra es un cercenamiento brutal de la soberanía nacional y un cogobierno de acá del 2034 con 10 revisiones trimestrales en los primeros 2 años y medio donde vamos a tener que estar esperando si el Fondo levanta el pulgar para arriba para abajo, estando a tiro de default de acuerdo a lo que el Fondo diga”.

“Lo peor del caso es que podríamos estar discutiendo en otra cosa. Argentina podría claramente estar diciendo que sólo reconoce 22.000 millones de dólares de capital adeudado y no 45.000 porque en realidad el Fondo cometió tres ilícitos al inicio no cuando discutió el tema del crédito”, lamentó Lozano.

El integrante del directorio de la banca nacional enumeró tres ilícitos en los que el FMI incurrió en el marco del préstamo al gobierno anterior: «el primero es que no podía prestarle al Argentina porque estaba en situación de fuga de capitales. Sin embargo, le prestó. El segundo es que no podía prestarle 57.000 millones de dólares ni 45.000 porque hay un tope para la Argentina que está en 22.000 y sin embargo le prestó 57.000. Y tercero que cuando el fondo veía que los dólares entraban por una ventanilla y se iban por otra tenía cortar la asistencia financiera argentina y tampoco lo hizo».

“Son tres ilícitos que le permitirían a la Argentina ir a la Asamblea General de la ONU, ir a la Corte Internacional de Justicia y pararse y decir que reconoce sólo 22.000 millones de dólares, por lo tanto no va a reconocer sobre tasas y como los plazos que son absolutamente vino frontales, le mandamos más plazo”, afirmó.

Y lamentó que “esto tendríamos que estar discutiendo y no lo que estamos discutiendo hoy, en donde prácticamente es una suerte de co gobierno con el fondo muy apretada en los primeros este 2 años y medio y muy en el marco de la discusión de las reformas estructurales con la deuda en la cabeza a partir del 2025 y 2026”.

Lozano advirtió que este acuerdo va a cambiar esta deuda ilegítima otorgada a Macri por otra legítima. “Le están planteando al Parlamento nacional que blanquee los ilícitos del Fondo. En realidad acá no hay una reestructuración de la deuda lo que hay es simplemente contraer una deuda nueva que va a ser legítima porque la vota el Parlamento para hacer eliminar una deuda trucha que es impresentable”, explicó.

Con respecto a la marcha que distintas organizaciones sociales, políticas y gremiales harán hoy al Congreso, el economista señaló que “no es una marcha para decir que no porque sí es una marcha para ir a decirle a los parlamentarios y sobre todo a los del bloque del Frente de Todos que hay otro camino posible que el gobierno puede transitar. Lo lógico sería respaldar al gobierno para que transite ese camino y no aceptar algo que nos va a generar mucha complicación de acá para adelante”.

“Alternativas hay, lo que tiene que haber es voluntad política por parte del legisladores de cumplir el rol que corresponde. discutiendo en serio y sin asumir planteos abstractos sobre cucos que vienen y nos van a llevar al infierno y determinadas circunstancias. Son cosas como que si nosotros no le pagamos al Fondo se cae el mundo, cuando la verdad es que si no le pagamos al Fondo la próxima cuota, en realidad no entramos en default. Todavía hay seis meses para seguir discutiendo. En esos seis meses Argentina puede revisar la estrategia interna en materia judicial y política respecto al tema”, remarcó Lozano.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico