Canal Abierto Radio | Olvidate del Matadero es la nueva obra de los directores Claudio Martínez Bel y Pablo Finamore que le debe su nombre al clásico de Esteban Echeverría El matadero, ya que se trata de una reversión. De una puesta que cuestiona la historia contada por el unitario durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas.

“Esteban Echeverría por 1840, durante el gobierno rosista, escribe esta ficción considerada como la primera ficción argentina en cuento que si bien está muy bien escrita, lo que hizo fue darle con un caño al gobierno de Rosas y a todos. ‘La inmundicia colorada’ dice en su cuento que, insisto, está muy bien escrito porque los unitarios tenían mejores plumas que los rosistas”, destacó Martínez en comunicación con Canal Abierto Radio.

Claudio Martínez Bel y Pablo Finamore.

 

“Con Pablo Finamore que es el actor y somos directores los dos de esta obra original, dijimos que si Echeverría en una ficción interpela al gobierno de Rosas mintiendo, porque pone al unitario como un ser impoluto y nosotros sabemos que eran todos malos -contó Martínez-. Nosotros decidimos interpelar a la ficción, o sea que una ficción interpele a otra ficción y para ello inventamos un personaje tonto y lo metimos dentro de la casa de Echeverría como hijo de una criada que tiene una compulsión por la lectura entendiendo algunas cosas y otras no. Allí lee el manuscrito no publicado de El matadero, que fue publicado post mortem. Echeverría se entera y lo obliga a olvidarse, pero él no se puede olvidar del Matadero porque si hace eso se olvida de las letras y no puede leer”.

Y agregó: “El Matadero cuenta de manera didáctica y muy bien escrita una realidad que no es tan así. Hicimos un Zoom con Felipe Pigna para que nos cuente la historia y nos dijo que los federales eran malos pero que los unitarios eran peores, no hay buenos”, explicó el director de la obra que se puede ver todos los viernes 20:30 horas en el Teatro del Pueblo ubicado en Lavalle 3636, entre Mario Bravo y Bulnes.

Luego reflexionó: “El odio de clase continúa muy exacerbado. Nosotros tenemos una postura ideológica pero en la obra nos ponemos en el lugar del tonto que no entiende por qué pasan esas cosas, por qué mienten, por qué dicen una cosa por otra, no entendemos por qué lo hacen que en realidad lo sabemos pero como artistas decidimos ponernos en un lugar equidistante y que el público elija en qué lado de la tribuna se quiere ubicar. El 90% del público sale muy contento y otros como el crítico de La Nación que no pudo decir que la obra es mala porque no lo es, pero dijo que la de Echeverría es mejor para decir algo”.

 

Según Martínez, “la historia por más cien años fue contada desde un solo punto de vista y desde hace poco hay una revisión de la historia a lo que colaboramos con un pequeñito granito de arena para la relectura desde el teatro”.

Esto es lo que le da valor a la producción teatral incluso para la comunidad educativa: “Muchas docentes han venido y expresan su deseo de que sus estudiantes vengan a ver la obra porque es la historia que quieren mostrar”, sostuvo.

Asimismo, aseguró que su obra “es muy interesante” ya que pusieron “a este personaje a vivir en El Matadero y contrasta todo lo relatado por Echeverría”. Este unipersonal que fue escrito durante la pandemia mundial de COVID-19 en 2020, contó con el asesoramiento del dramaturgo y director de teatro, Mauricio Kartun, con quien trabajaron en su obra Terrenal.

Escuchá la nota completa:

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico