Redacción Canal Abierto | El juicio oral por los “Vuelos de la muerte en Campo de Mayo” comenzó en octubre de 2020. En él, los ex militares y aviadores Santiago Omar Riveros, Luis del Valle Arce, Delsis Malacalza y Eduardo Lance, fueron acusados por delitos de lesa humanidad.

Este lunes, el Tribunal Oral Federal N°2 de San Martín a cargo de Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Matias Mancini condenaron a los responsables a la pena de reclusión perpetua y cárcel común –previa revisión- por los crímenes cometidos contra Adrián Rosace, Adrián Accrescimbeni, Rosa Corvalán y Roberto Arancibia, quienes fueron secuestrados y llevados a Campo de Mayo. Sus cuerpos aparecieron en las costas de Magdalena, Punta Indio y Las Toninas, finalmente fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

En la lectura también instaron a remitir la sentencia al Grupo Clarín “para que readecúen la nota titulada ‘Buscan a familiares de dos niños abandonados’, del día 24 de noviembre de 1977”.

vuelos de la muerte

El aeródromo militar de Campo de Mayo fue utilizado durante el terrorismo de Estado como pista para la partida de aviones o helicópteros con personas privadas ilegalmente de la libertad, arrojadas vivas o muertas al Río de la Plata o al mar en los denominados vuelos fantasmas o posteriormente vuelos de la muerte. Los mismos trasladaban a prisioneros vendados, semidormidos por el uso de Ketalar (ketamina).

Te puede interesar: “Subían gente moribunda a aviones que partían y regresaban vacíos”

La mayoría de las personas detenidas en Campo de Mayo eran sacadas en vehículos de gran porte y conducidos hasta el aeródromo del Batallón de Aviación 601, donde la naves les esperaban en cabecera de pista. Fue una de las principales metodologías de exterminio de Campo de Mayo.

Éste fue el primer juicio en tratar esta forma de exterminio. Atestiguaron 199 personas y hubo cuatro víctimas. El 12 de septiembre se darán a conocer las sentencias.

Durante la audiencia final, los genocidas negaron su responsabilidad en los hechos. Sin ir más lejos, Lance expresó: “Jamás participé en -los para mí falsos hechos- en Campo de Mayo”.

Los familiares de las víctimas celebraron las condenas y manifestaron que esperan que esto sea un punto de partida para el resto de las causas de lesa humanidad que aún quedan abiertas y por abrir. “Estaremos más tranquilos cuando los veamos tras las rejas, pero la ‘Tota’ hoy está contenta y la imagino llamándome a seguir en la lucha”, sostuvo Rodolfo, hermano de Rosa Novillo Corvalán.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico