Canal Abierto Radio | Las declaraciones del ex asesor en seguridad de Estados Unidos, John Bolton, evidenciaron la historia y los mecanismos utilizados por la potencia mundial para intervenir países y derrocar gobiernos elegidos democráticamente, tal como sucedió en Latinoamérica en las décadas del ‘60 y ‘70.

“Ellos se consideran los amos del mundo, y en ese sentido la impunidad para decir estas cosas la tienen porque no es la primera vez en la historia que nombran abiertamente sus objetivos”, aseguró en comunicación con Canal Abierto Radio el historiados especialista en Latinoamérica, Alejo Schneider. “Creo que desde el Siglo XIX vienen diciendo estas cosas sin pudor. Esta gente tiene garantizada la impunidad”.

Asimismo, refirió al manual golpista made in USA y el ataque que a su parecer fue mejor diagramado por el país norteamericano: “En el ‘54 se prepara con dos años de anticipación el Golpe sobre Guatemala donde interviene la CIA. Fue de tal precisión quirúrgica el procedimiento, la intervención sobre las radios, la colaboración con el principal obispado que tiene el país, que realmente alcanzó con enviar 110 soldados para derrocar a un Gobierno que tenía un altísimo nivel de apoyo popular como era el de Jacobo Árbenz Guzmán. Ese estilo de Golpe de Estado llevado a cabo por EEUU en el ‘54 salió tan bien que se replicó y pasó a ser un manual de operaciones”.

“Lo grave es que ese manual después se va a utilizar en otros territorios”, destacó Schneider recordando que las indicaciones del escrito sobre “cómo preparar una situación de desestabilización en un proceso democrático se van a aplicar en Brasil, en Chile en el ‘73 y se va a ampliar en el ‘76 en Argentina”. En este sentido, sostuvo que “lo mismo podemos decir de la formación que recibieron los militares en la Escuela de las Américas, donde había manuales que decían cómo proceder ante una práctica, como ellos le decían, de insurgencia y dónde además había información de las experiencias anteriores sobre cómo ocupar un territorio”.

En esta línea, el especialista hizo un recorrido por la política golpista de EEUU particularmente sobre Latinoamérica analizando la Revolución Cubana en el ‘59 y el derrocamiento a Anastasio Somoza en Nicaragua en el ‘79. “Ellos están bien preparados y lo hacen explícito no lo ocultan porque no lo necesitan. Es más, es parte de su mecanismo de propaganda decir ‘somos el chico poderoso del barrio y hacemos lo que queremos’”, concluyó Schneider.

Escuchá la nota completa:

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico