Redacción Canal Abierto | En los últimos días Rosario y otras localidades ubicadas a la vera del río Paraná amanecieron invadidas por humo y cenizas producto de la multiplicación de focos de incendio en las islas que hasta ayer afectaba a unas 10.000 hectáreas, según el Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario.

“Las quemas nunca se interrumpieron, no hubo un momento de descanso”, señala el rosarino Mauricio Cornaglia, integrante de la ONG “Paren De Fumigarnos” y Perito Comunitario en Derechos de la Naturaleza. “Sí es cierto que recrudeció en los últimos días: nos recuerda a 2020, cuando en un par de meses se quemaron más de 300.000 hectáreas”.

Lo cierto es que ayer por la mañana, Brian Segovia –del Sistema de Alerta Temprana (SAT)– alertó que “el aire anoche –en relación a anteanoche– fue hasta tres veces más dañino que lo normal”. Además, según el índice publicado por la IQAir (empresa suiza de tecnología de la calidad del aire), la calidad del aire este lunes en la ciudad es “insalubre”. De hecho, vecinos de Rosario denunciaron diversos síntomas como dolor de cabeza, ardor de ojos, tos y alergia.

Si bien las comunicaciones del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación hicieron especial énfasis en la inacción del Poder Judicial, fue el propio Juan Cabandie quien anunció la ampliación de una denuncia para que la Justicia Federal de Victoria, en Entre Ríos, identifique a los responsables de los incendios forestales.

“Más allá de lo discursivo, con algunos funcionarios municipales, provinciales y nacionales expresándose en tono asambleísta, no hubo ningún avance por parte de la Justicia o de la política”, apunta Cornaglia en diálogo con Canal Abierto, y agrega: “Hacia fines de 2020 y principios de 2021 hubo un intento de llamados a declarar a empresarios de la zona, pero no hubo avances; en Rosario, por ejemplo, tenemos el caso de Enzo Mariani, que usurpó unas 800 hectáreas del municipio (parte del legado de más de 2 mil hectáreas hecho en los años 40 por parte de un filántropo rosarino a la ciudad)”.

Pese a haber sufrido varios reveses judiciales, el mencionado empresario continúa realizando diversos movimientos de tierra para la cría de ganado en los terrenos usurpados.

El Delta del Paraná es un ecosistema que atraviesa Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires, provincias núcleo del agroextractivismo argentino. El avance territorial de este modelo con base en la soja transgénica hizo que en los últimos años las islas se convirtieran en tierras apetecibles para derivar allí el pastoreo de ganado, así como también para los desarrollos inmobiliarios.

El ambientalista Cesar Massi publicó en su cuenta de Instagram un video en el que pone en evidencia que los focos de incendio que afectan a las islas y cubren de humo a la ciudad de Rosario se producen sistemáticamente en los mismos lugares desde hace años: “No es muy difícil, son los mismos campos, es la misma gente, en la misma época. Hay que mirar los mapas anteriores, y estar prevenidos, ya la complicidad es evidente”.

Este recrudecimiento de la problemática volvió a poner en evidencia una de las cuestiones de fondo de esta y otras crisis ambientales de nuestro país: la falta de una ley que proteja los humedales, hogar de diversas especies amenazadas y fuente de agua, alimentos, madera y sal. Pese a haber contado con el apoyo y aportes de cientos de especialistas y organizaciones de la sociedad civil, los proyectos presentados desde 2013 en el Congreso siempre perdieron estado parlamentario, por desacuerdos en las fuerzas políticas o presiones del sector privado.

A la falta de respaldo y medidas para desalentar la destrucción de estos territorios, el oficialismo sumó otro paso en dirección opuesta de los colectivos ambientales: el Consejo Federal de Medio Ambiente, un organismo estatal con representación de las provincias, acordó llevar al Congreso una iniciativa que relativiza la definición de qué es un humedal, así como también modifica las pautas para inventariarlos.

 

Movilizados contra el fuego

El hartazgo extendido en Rosario y la región por el fuego y el humo que complica la vida a las ciudades costeras motivó la convocatoria a una marcha que se realizará este miércoles. Con las consignas “basta de quemas, basta de humo, basta de esta violencia”, organizaciones ambientales y ciudadanos autoconvocados invitan a la movilización que arrancará a las 18 en el Monumento a la Bandera.

Conciencia ambiental

Este 11 de agosto cientos de miles de afiliados a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA Autónoma) elegirán nuevas autoridades a nivel nacional y local en todo el país. En Rosario, una de las particularidades es que Cornaglia integra la “Lista 7 ‘Tosco Abdala’”  con el objetivo de crear un Espacio de Asuntos Ambientales y Defensa de los Bienes Comunes.

“En principio, es una valoración interesante al trabajo que hace años venimos haciendo desde las organizaciones socioambientales”, reflexiona el ambientalistas. “En caso de ganar las elecciones, la idea sería en principio avanzar con encuentros y talleres de formación para que los representantes de los laburantes cuenten con información sobre cosas que son tremendas y muchas veces nos las venden como positivas. Y en segundo término, generar espacio para el debate”.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico