Redacción Canal Abierto | Con movilizaciones, asambleas en distintos puntos del país, además de cortes en los principales accesos a la Ciudad de Buenos Aires, sindicatos y organizaciones  dieron continuidad al plan de lucha iniciado el 13 de julio para exigir medidas concretas que permitan recuperar el poder adquisitivo de las y los trabajadores, y respuestas urgentes para miles de personas que se encuentran bajo la línea de pobreza e indigencia.

Los convocantes también reclamaron límites a la fuga de capitales y el saqueo de la riqueza social, al enriquecimiento exacerbado del sector financiero y a la remarcación de precios. Además, confirmaron nuevas acciones antes de fin de mesa si no reciben respuestas concretas a las demandas.

En el acto de cierre luego de la marcha por avenida Mitre de Avellaneda, Hugo “Cachorro” Godoy, de ATE y la CTA Autónoma expresó: “En diversos puntos del país se está realizando esta jornada y vamos a seguir en este plan de lucha hasta terminar con el hambre en Argentina. El Gobierno tiene la posibilidad de hacerlo estableciendo un salario universal para los 4 millones de argentinos y argentinas que lo padecen. Es necesario un aumento de emergencia para todos los trabajadores y trabajadoras, convocar a paritarias y debe aumentarse el Salario Mínimo Vital y Móvil por encima del 90%, porque aún quienes trabajaron toda su vida tienen ingresos de indigencia. No es que no haya recursos para hacerlo, el costo de un salario universal sería apenas el equivalente al 1,5% del PBI. Mientras tanto, el Gobierno reconoce que las grandes empresas trasnacionales, que son las que evaden, fugan capitales y especulan, lo hacen por un valor que alcanza el 3,5% del PBI

Dina Sánchez, del FPDS/UTEP, lamentó: “nos piden paciencia pero las políticas y los anuncios para nosotros no llegan, mientras los mercados hacen lo que quieren con los precios de los alimentos. A ellos no los auditan, sólo auditan a las organizaciones como si el problema en Argentina fuéramos las organizaciones sociales”

Por su parte, Francisca Staiti, secretaria General de CONADU Histórica, subrayó desde el escenario: “Como docencia universitaria estamos en contra de las auditorías que quieren hacer sobre los planes sociales. La universidad no está para auditar, está para crear y, en todo caso, para investigar la deuda con el FMI y en consecuencia no pagar lo que se fugaron. Auditemos a los formadores de precio”.

El secretario General de la CTA-A, Ricardo Peidro, habló con Canal Abierto sobre la inminente reunión del Consejo del Salario que se realizará el lunes para definir el nuevo ingreso mínimo.

Pablo Puebla, de la OLP, exigió: “Hemos construido la resistencia pero no vamos a hipotecar la lucha de nuestro campo popular. Es urgente una respuesta a nuestras demandas”.

Lucas Tedesco, de la UTT, habló de la soberanía alimentaria y la producción popular: “Tenemos un país prácticamente dolarizado que impacta incluso cuando compramos leche. Entonces, hay que pensar a quien le compramos la leche: La Serenísima es de una empresa multinacional francesa, mientras nuestros tambos desaparecen. No vamos a esperar más, tenemos propuestas y la soberanía es el camino”.

Por último, Nicolás Caropresi, del MTE, advirtió: “Hace un mes y medio que venimos pidiendo medidas concretas. Tenemos propuestas para sacar de la indigencia a 4 millones y medio de compañeros y se lo pedimos a un Gobierno que asumió con ese objetivo”

Fotos: CTA-A

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico