Redacción Canal Abierto | Tras la decisión de trasladar al penal de Ezeiza a cuatro mapuches detenidas durante un operativo en la Lof Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi, organismos de derechos humanos, sociales y voceros de las comunidades originarias encabezaron una conferencia para repudiar el accionar policial, exigir su liberación y la apertura de una instancia de diálogo.  

Según denunciaron los colectivos mapuches, Luciana Jaramillo, Andrea Despo, Débora Vera y Florencia Melo fueron “secuestradas” por un Gobierno que “ha decidido reeditar la campaña del desierto e impulsar el terrorismo de Estado”.  

Entre otras cosas, denuncian que ni las familias ni la abogada defensora Andrea Reile fueron notificadas en tiempo y forma de la decisión judicial. “Hoy volvemos a atravesar un momento durísimo, le pedimos al Gobierno que recapacite sobre este ataque que para nosotros es una tortura”, apuntó Orlando Carriqueo, del Parlamento Mapuche. 

“La bandera de los Derechos Humanos le queda grande al Estado argentino”, afirmó el vocero indígena. 

Tras repudiar el operativo que llevaron adelante este martes 4 de octubre más de 200 efectivos del recientemente creado «Comando unificado de seguridad zona Villa Mascardi», Carriqueo reclamó: “Queremos diálogo, pero en igualdad de condiciones y no un diálogo de la imposición y el menosprecio; eso significa que el ministro del Interior se siente a parlamentar respetuosamente con las comunidades”. 

 “Se llevaron violentadas y arrastradas a nuestras mujeres, les arrancaron a sus bebés, se ensañaron con ellas”, consideró por su parte Soraya Maicoño, vocera de Lof Lafken Winkul Mapu. También se refirió a la movilización que la semana pasada encabezó la ex ministra de Seguridad del macrismo: “han dado muestras de extremo racismo”.  

También te puede interesar: “Los últimos entreveros de la Conquista del Desierto no han terminado”

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico