Redacción Canal Abierto | La Asociación Docente Ademys hizo una denuncia pública sobre la coacción del gobierno de la ciudad para que trabajadores y trabajadoras afectados al programa de Jornada Completa asistieran al evento Juntos por la Educación que ofició de plataforma de lanzamiento de la candidatura de la titular de la cartera educativa porteña Soledad Acuña para suceder a Horacio Rodríguez Larreta en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.

Las convocatorias a estos trabajadores del sistema educativo de la ciudad para que asistieran al evento fueron seguidas de otros mensajes por fuera del circuito formal, vía mensaje s de Whattsapp o llamados a sus números por parte de las coordinaciones en los que se les especificaba que la asistencia era de carácter obligatorio.

“Están apretando a todo el mundo, llamando a los teléfonos privados con la amenaza de que es obligatorio ir y si no se va hay que hablar con Recursos Humanos”, se escucha en un audio enviado por un docente a otro compañero al que accedió Canal Abierto pero que por pedido de la funte no se comparte como documento.

No fue el único caso en el que se pusieron pruritos a la hora de hablar con este medio. La intención de dar a conocer la situación cede ante el peligro que implica para la continuidad laboral, precaria desde el lanzamiento de l programa Jornada Extendida.

Son trabajadores y trabajadoras cuyo vínculo es a través de contratos sin ningún tipo de estabilidad, fuera de los listados y convenios. La relación laboral cesa cuando lo decide la patronal. Esta situación hace que su fuente de ingresos esté a tiro de despido, que cuando se efectúa es también por canales alejados de todo tipo de formalidad.

Los aprietes para engrosar convocatorias es el tipo de práctica que desde el partido que gobierna la ciudad y medios afines señalan en movilizaciones y actos políticos de otras fuerzas políticas. Además de esto, en el acto fueron repartidos cancioneros con cánticos que arengaban a Acuña y daban mérito a la Capponeta como motor de la campaña de la funcionaria. La referencia es por el Director General de Educación de Gestión Estatal del GCBA, Fabián Capponi, quien a siete años de haber ingresado al organigrama porteño hoy ostenta el rol de  mano derecha de Acuña, con quien dio sus primeros pasos en la función pública.

En diálogo con Canal Abierto, la secretaria General de Ademys Mariana Scayola contó que además de los de Jornada Extendida, también fueron convocados quienes trabajan en otros programas sin estabilidad del ministerio.

“La cosa es tan tremenda que les hacen firmar el contrato y después ellos no tienen el contrato y  son despedidos por Whatsapp. Son a los que en plena pandemia, siendo que tienen funciones docentes, mandaban a cuidar los hoteles. Es todo compulsivo de la misma manera que esto. Ahora los aprietes han llegado a amenazas con derivación directa a Recursos Humanos que no es otra cosa que un despido encubierto por parte del ministerio para ir a un acto proselitista de la ministra”, explicó la dirigente gremial.

Y narró que “a los trabajadores les iba llegando a través de sus coordinaciones vía Whatsapp o llamadas telefónicas directamente al número uno por uno instándolos a inscribirse por un link. Ahí fue que se sucedieron los aprietes y que los compañeros empezaron a comunicarse con muchas reservas de su identidad porque saben las repercusiones que esto que esto puede traer, que se pueden quedar directamente sin trabajo por no ir o por denunciar esta situación y cómo son llevados compulsivamente un acto de la ministra”.

Scayola destacó que ese miedo es el que dificulta la posibilidad de llegar a una denuncia formal: “estamos viendo qué podemos hacer. Las veces que hicimos reuniones con estos compañeros son por Zoom y con la cámara apagada. Lo cuento para que te des una idea del miedo que les da organizarse. En otros programas que tienen algún tipo de respaldo más ya ha pasado que eligen delegado y los despiden. Son aprietes muy fuertes y muy directos, porque tienen contacto directo todo el tiempo con la patronal vía teléfono, entonces funciona completamente por fuera y con los códigos distintos a los que estamos dentro del sistema”.

En un comunicado, Ademys manifestó que “Larreta y Acuña, quienes acusan a la docencia de adoctrinamiento y de hacer política, quienes persiguen a lxs trabajadorxs que expresan con todo derecho sus posiciones, como en el caso de Jorge Adaro, de Juan Manuel Di Vinzenso y de Julio Pasquareli; usan para su campaña proselitista a jóvenes totalmente precarizadxs, como si fueran empleados de su partido y no del estado”.

“Ya nos tiene acostumbradxs, la ministra, a dibujar la realidad a su favor. Con escuelas y docentes cada vez más deterioradxs al tiempo que ella se pasea por los medios mintiendo sobre la situación en las escuelas. Tampoco son nuevos los aprietes, despidos y sanciones a quienes se organizan y denuncian sus políticas”, se sostiene en el escrito.

 

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico