Redacción Canal Abierto | Asambleas, organizaciones sociales y grupos de vecinos realizarán esta tarde actividades de visibilización y protesta por distintas políticas urbanas implementadas por el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El avance inmobiliario descontrolado en barrios de casas típicamente bajas y en zonas no céntricas del distrito sumará este lunes un nuevo abanico de expresiones de rechazo “en defensa la calidad ambiental, del patrimonio y de la democracia participativa”.

Según denuncian, se trata de políticas que fueron decididas sin participación de las comunidades barriales, que están orientadas a favorecer al mercado especulativo inmobiliario y a entregar el espacio público para usos comerciales como polos gastronómicos y megaeventos.

Villa del Parque-Santa Rita

Una de las manifestaciones se dará a las 18.30 en Beiró y Cuenca, en el barrio de Villa del Parque, en rechazo a la sobreconstrucción en la Comuna N° 11.

Los vecinos de Villa del Parque, Santa Rita y barrios aledaños realizarán un semaforazo solicitando al Poder Ejecutivo y Legislativo de la Ciudad de Buenos Aires el freno al aumento de la capacidad constructiva en la zona.

Según consigna un reporte del Observatorio del Derecho a la Ciudad y el Movimiento la Ciudad Somos Quienes La Habitamos, en el año 2018 entró en vigencia el Nuevo Código Urbanístico para la Ciudad de Buenos Aires que trajo como consecuencia los reiterados cortes de luz a razón de las edificaciones en altura en Villa del Parque y Santa Rita, que ha disminuido la presión de agua y de suelo absorbente, la tala indiscriminada de árboles y la reducción de superficie verde por habitante, la destrucción de las identidades barriales características, la demolición de patrimonio histórico, además de contaminación visual y sonora. La invasión de roedores, cucarachas y de dengue por las demoliciones y construcciones.

Hace algunos días se conoció que el colectivo vecinal de Villa del Parque y Villa Santa Rita comenzó a diseñar un proyecto para presentar en la Legislatura porteña que busca modificar las normas urbanísticas vigentes para impedir el avance de nuevas construcciones en altura.

La redacción de la propuesta está a cargo de la agrupación Conciencia Urbana-Comuna 11 y cuenta con el apoyo del Observatorio del Derecho a la Ciudad y de la diputada del Frente de Todos Claudia Neira.

Para más información, los grupos vecinales se nuclean alrededor de las siguientes redes sociales: Facebook: Urbana Comuna Once | Instagram: @concienciaurbanac11 | Mail: vecinosc11@gmail.com

De esta manera, se suman a lo hecho semanas atrás por la agrupación Devoto Unido, que presentó un proyecto en la Legislatura para frenar el boom de emprendimientos inmobiliarios a partir, también, de una readecuación de la normativa urbanística vigente “que pone en riesgo las características identitarias” de la zona.

Según un relevamiento realizado por habitantes del barrio durante mayo y junio 2022, unas 85 propiedades tenían cartel de venta, unas 38 viviendas fueron demolidas y otros 44 predios estaban con alguna obra de construcción.

También, integrantes del movimiento Somos de Ortúzar llevaron al Parlamento local una iniciativa similar “en defensa del barrio”.

En este caso, el texto fue elaborado por los vecinos y vecinas y contó con el respaldo de más de 800 adhesiones, entre comerciantes e instituciones del barrio.

Por otra parte, residentes de Bajo Belgrano y Núñez lograron, en septiembre, la aprobación de una modificación al Código Urbanístico que excluyó dos polígonos de ambos barrios de la posibilidad de construir edificios en torre.

Te puede interesar: La Escuela de Sordos Ayrolo resiste un nuevo negociado de Larreta

Parque Lezama

Otra de las actividades de hoy será en defensa del casco histórico de la ciudad, en el Parque Lezama, a las 19 hs.

Según explican las organizaciones, el Plan de Renovación del Casco Histórico avanza generando  consecuencias perjudiciales para familias y comerciantes, como:

-Descontrol del uso del espacio público en pos del Polo Gastronómico y (invasión de ruidos, aumento de la cantidad de basura, plagas de ratas, olores cloacales, etc.).

– Disminución de las alternativas de movilidad y transporte. Por eso reclaman transporte público alternativo para personas con movilidad reducida, y la reinstalación de la escuelas de ciegos y adultos mayores.

–  Preocupación por las condiciones de inseguridad del Mercado de San Telmo.

– Obra de la calle Perú: Romper el pavimento de hormigón a través del empleo de máquinas percutoras hace peligrar la estabilidad de edificios existentes. Ya hubo rajaduras de medianeras en Bolívar, Venezuela y Balcarce. Por debajo de Perú corre un arroyo entubado y con esta obra las consecuencias serían terribles. Esta obra de nivelación de la calzada con la vereda destruye la morfología histórica.

Villa Crespo

A las 19.30 habra una concentración contra el megaestadio Movistar Arena, en el cruce de las avenidas Corrientes y Dorrego.

“Algunos de los trastornos que vivimos son: los ruidos que se originan a la entrada y salida de los recitales; las concentraciones de personas desde temprano; la contaminación lumínica permanente que proviene de los carteles del megaestadio; los cortes de calle que impiden el tránsito de quienes viven en la zona; la saturación de estacionamientos; la proliferación de trapitos amparados por la policía; la situación de los vecinos con dificultades de movilidad que quedan “presos” en sus propias casas; la imposibilidad de organizar reuniones en nuestras casas; las veredas terminan siendo muchas veces basurales o utilizadas como sanitarios”, denunciaron los Autoconvocados de Villa Crespo Contra el Megaestadio.

El Movistar Arena, de más de 25 mil metros cuadrados, con capacidad para 16.000 personas, se construyó en tierras públicas cedidas por la Legislatura Porteña al Club Atlanta que, a su vez, lo cedió en comodato al diario La Nación. Además, está exento de pagar impuestos de ABL durante 40 años.

 

Foto principal: Edificio en Nazca y Santo Tomé, Villa del Parque

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico