Redacción Canal Abierto | El día en que se disputó el partido que le dio a Croacia el tercer puesto en el Mundial 2022 se supo que ni la Federación Internacional de Fútbol Asociación ni el Estado de Qatar influirían para evitar la ejecución del joven jugador Amir Nasr-Azadani por defender los derechos de las mujeres iraníes.

El futbolista de 26 años había sido condenado a muerte unos días antes, el martes 13, día en que la Argentina se clasificaba finalista luego de derrotar a Croacia 3-0.

Su ejecución, de concretarse, no sería la primera. Mohsen Shekari y Majid Reza Rahnavard, ambos de 23 años, fueron asesinados el 8 y 12 de diciembre, respectivamente, por el gobierno de Teherán que se autodefine como una democracia presidencialista pero es gobernada por un líder supremo (ayatolá) autocrático e incuestionable.

Los tres jóvenes fueron arrestados por participar de las protestas originadas por la muerte de Mahsa Amini (22) en una comisaría de la Policía de la Moral en septiembre, donde había sido detenida por llevar mal colocado el velo islámico (hiyab) y mostrar parte del cuello. Luego, Shekari y Rahnavard fueron ejecutados tras juicios exprés y sin la debida defensa, en los que se los acusó y condenó por apuñalar —y matar, en el caso de Rahnavard— a miembros de la policía paramilitar Basij.

La misma suerte podría correr el jugador Amir Nasr-Azadani, acusado de una presunta “enemistad con Dios”, aunque aún no tiene fecha de ejecución.

 

El silencio de los poderosos

Pese a que ni el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y el jeque de Qatar —país aliado de Irán—,  emir Tamim bin Hamad Al Thani, se pronunciaron sobre la suerte del joven ni parecen tener intención de hacerlo, la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPRO) exigió que se levantara su condena.

“Fifpro está conmocionado y asqueado por los informes de que el futbolista profesional Amir Nasr-Azadani se enfrenta a la ejecución en Irán después de hacer campaña por los derechos de las mujeres y las libertades básicas en su país. Nos solidarizamos con Amir y pedimos la eliminación inmediata de su castigo”, tuiteó.

De igual manera, varios futbolistas como Luis Suárez, Radamel Falcao, Diego Godín y Marc Bartra han expresado su solidaridad con el joven iraní, y el pedido de que se inicien acciones por parte del mundo del fútbol para frenar su asesinato.

En tanto, en horas previas a la final entre Argentina y Francia, la cuenta de Instagram de Diego Armando Maradona, administrada por sus hijos, compartió una publicación sobre el tema. “No a la pena de muerte en Irán a Amir Nasr-Azadani”, se lee en la storie ilustrada con una foto del futbolista. Y finaliza: “Me pregunto: ¿qué harías vos, papá, si estuvieses jugando esta Copa del Mundo?”.

La cantante colombiana Shakira, por su parte, también se pronunció en sus redes en vísperas del partido. “Hoy en la final de la Copa del Mundo, solo espero que los jugadores en el campo y el mundo entero recuerden que hay un hombre y compañero de fútbol llamado Amir Nasr en el corredor de la muerte solo por hablar a favor de los derechos de las mujeres”, alertó.

Asimismo, dos iniciativas colectivas en la plataforma Change.org juntan firmas virtuales para que frenar la ejecución (que al cierre de esta nota ya cuenta con casi un millón y medio de adhesiones), y para que la FIFA intervenga en el mismo sentido (con más de 600 mil firmas).

El máximo organismo del fútbol mundial sigue guardando silencio.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico