Redacción Canal Abierto | La fiscalía solicitó hoy seis meses de prisión preventiva para el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando “Macho” Camacho, referente de la reaccionaria oposición de derecha en Bolivia, por su participación protagónica en el golpe de Estado de 2019.

Tras su detención, concretada ayer, pandillas y grupos organizados desataron una ola de ataques e incendios en Santa Cruz y Cochabamba.  Seis edificios públicos y la residencia del ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, fueron incendiados en las últimas horas.

Los ataques terroristas ocurren cuando Camacho aguarda la audiencia cautelar para definir si se defenderá en libertad o en prisión.

El documento con la imputación formal presentada por el fiscal Omar Mejillones ante el juzgado Octavo de Instrucción en lo Penal, publicado por la prensa boliviana, advierte peligro de fuga y obstaculización a las investigaciones.

Camacho “no tiene un domicilio habitual”, presenta un “considerable flujo migratorio”, con salidas a Brasil, Perú, Panamá, Estados Unidos, Argentina y España, y su eventual liberación constituye “una facilidad para abandonar el país”, dice la imputación.

El mandatario además fue denunciado hace semanas por promover el paro de más de 30 días en su departamento en reclamo de un censo nacional para 2023.

El abogado acusador, Jorge Nina, recordó que la orden de aprehensión ejecutada anoche no es reciente y la defensa estaba al tanto, según señaló la agencia boliviana de noticias ABI.

Camacho, detenido, en La Paz

Camacho se encuentra actualmente en instalaciones policiales de la ciudad de La Paz, hasta donde llegó luego de ser detenido en Santa Cruz y trasladado vía aérea a esa localidad donde está radicado el caso.

De acuerdo con medios locales, los agresores prendieron fuego a la Fiscalía departamental y la Dirección de Apoyo a la Prevención del Consumo de Drogas, Control del Tráfico Ilícito de Sustancias Controladas y Coca Excedentaria.

Por su parte, el titular de Obras Pública denunció públicamente que “la Unión Juvenil Cruceñista y personas afines a Camacho quemaron mi domicilio en Santa Cruz, atentando contra la integridad y seguridad de mi familia”.

Fue incendiada y saqueada la vivienda mientras también agredieron a los vecinos que intentaron controlar las llamas en lo que constituye la segunda agresión a su residencia luego de la de 2019.

De igual forma, se registraron ataques contra las oficinas del Servicio de Registro Cívico y del Servicio de Impuestos Nacionales, y fueron lanzados petardos hacia el Palacio de Justicia.

A su vez, la Fiscalía Departamental de Cochabamba fue incendiada al tiempo que fueron arrestados tres mujeres y dos hombres en las inmediaciones al momento del ataque.

La causa

La causa fue abierta el 28 de noviembre de 2020, a partir de una denuncia de la ahora exdiputada Lidia Patty, y Camacho eligió el silencio cuando, en julio, fue llamado a declarar.

La investigación busca determinar el rol de varios opositores -Camacho, los expresidentes Carlos Mesa, Jorge Quiroga y Jeanine Áñez, actualmente detenida, entre otros- en los hechos que terminaron en el golpe de Estado contra Evo Morales en 2019.

En cuanto circuló la noticia de la detención, cientos de cruceños tomaron el aeropuerto internacional Viru Viru y el local El Trompillo, que quedó con todos sus vuelos suspendidos.

Camacho, en el centro, al ingresar a la Casa de Gobierno, tras el golpe en 2019.

 

Foto principal: Camacho, al ser detenido en Santa Cruz. 28/12/2023

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico