Redacción Canal Abierto | Cientos de simpatizantes de Jair Bolsonaro invadieron este domingo el Congreso en Brasilia mientras otros comenzaron a ingresar el Palacio del Planalto, sede de la presidencia, a 300 metros de allí, y algunos también rodearon el Palacio de Justicia.

Días atrás el ex presidente brasileño, que se refugió en Estados Unidos para evitar el traspaso de mando, había prometido a sus seguidores que aguarden «novedades», segun informó la prensa internacional.

Por su parte, el mandatario, que se encontraba en San Pablo, anunció la intervención del estado de Brasilia y la identificación de los responsables.

Desde Argentina brotó inmediatamente una importante demostración de solidaridad expresada desde las organizaciones sociales y sindicales y las altas jerarquías políticas como el propio presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Mesa de organismos de derechos humanos emitió un comunicado que reza: «Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora compartimos de corazón una certeza que tenían nuestras hijas e hijos detenidos desaparecidos: los latinoamericanos somos hermanos, y sólo juntos podremos avanzar hacia más igualdad y más justicia social. Repudiamos con toda nuestra fuerza los criminales atentados de quienes añoran tiempos dictatoriales, y no admitiremos que se intente quebrar el orden democrático en el hermano pais brasileño».

El texto lleva la firma de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Comisión Memoria Verdad y Justicia de Zona Norte, Asociación Buena Memoria, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, HIJOS Capital y Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas.

Por su parte, la central gremial conducida por Hugo «Cachorro» Godoy tipeó: «La CTA Autónoma repudia el intento golpista en Brasil de parte de grupos bolsonaristas y expresa su solidaridad total con el presidente Lula da Silva y su pueblo».

«Este ataque ataque del fascismo contra la democracia debe ser repudiado a nivel internacional y que sobre los responsables recaiga todo el peso de la ley» agregaron.

«Es hora de poner un límite claro a quienes atentan contra la Constitución y el estado de derecho -advirtó la CTA-A, que además anunció una marcha a la embajada de Brasil en Buenos Aires para esta tarde a las 16,30-. Sabemos que el responsable máximo de esta intentona golista es Jair Bolsonaro, quien ni siquiera tuvo la decencia de traspasar la banda presidencial y huyó como un cobarde a los Estados Unidos».

La Coordinadora de Trabajadores y Trabajadoras Judiciales del Cono Sur, integrada por la Federación Nacional de Trabajadores Judiciales Federales y del Ministerio Público de Brasil (FENAJUFE), la Federación Judicial Argentina (FJA) y la Asociación de Funcionarios Judiciales del Uruguay (AFJU), «repudia firmemente y expresa su contundente rechazo a los sucesos acontecidos en el día de hoy en la ciudad de Brasilia. Como parte de la clase trabajadora no debemos permitir estos avances de la derecha que pretende someter a los pueblos y arrebatarnos nuestras conquistas. Los pueblos de la Patria Grande Latinoamericana debemos estar más hermanados que nunca en un sólo puño para poner freno al fascismo».

Además, la CELAC-Social, integrada por movimientos populares de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, reclamó «el repudio de todos los gobernantes de nuestra región».

«Nuestra América Latina debe responder a la voluntad de nuestros pueblos y de quienes la representan y no de golpistas antidemocráticos que juegan, justamente, para los intereses del imperio norteamericano, donde se encuentran actualmente», denunciaron.

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), se solidarizó con los periodistas brasileros agredidos y heridos durante la cobertura de los violentos episodios.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico