Canal Abierto Radio | “Los trabajadores que tienen convenios colectivos le pudieron empatar a la inflación. Tanto en el sector público como en el privado, los trabajadores y trabajadoras registradas tienen salarios en niveles similares a los de diciembre de 2019”, sostiene Luis Campos, coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, en diálogo con Canal Abierto Radio. “Si la comparación es con 2017 estamos un 20% abajo en términos reales”.

El cálculo por el que se llega a estos números es resultado de restarle a los aumentos nominales de salarios las variaciones de precios.

El instituto de la central obrera analizó la evolución de los salarios en los últimos años teniendo en cuenta el proceso inflacionario. “Esta información la trabajamos a partir del Índice de salarios que publica mensualmente el Indec, siempre con dos meses de retraso. En este caso se presentó el informe del mes de mayo que va a ser el último que se publique antes de las PASO. En mayo, los salarios de los trabajadores y trabajadoras registrados del sector privado y del público estuvieron levemente por encima del 8% de incremento nominal en comparación con abril. Esto es un poco, un par de décimas más que la inflación, que en mayo no había alcanzado al 8%”, explica Campos.

Respecto a los 20 puntos de pérdida salarial en comparación con 2017, el experto señala: “es una caída muy fuerte que se concentró en 2018 y 2019 y luego hubo una estabilización, no siguió cayendo el sueldo pero se estabilizó en niveles muy bajos, a partir del cambio de la gestión gubernamental. Dejó de caer el salario pero no pudo recuperar absolutamente nada de lo que había perdido”.

“El salario en mayo creció un poquito por arriba de la inflación, que sólo se percibe estadísticamente, no lo notás en el bolsillo. En abril había caído, así que sólo se empata un poco”.

¿Por qué el salario no cae con estos niveles inflacionarios? “Porque las paritarias están actualizando los salarios con porcentajes muy elevados. UTEDyC informó que en algunos convenios del sector negoció aumentos del 120% para el 2023; todavía no se hicieron efectivos pero son aumentos de entre el 8 y el 10% todos los meses de acá hasta fin de año. La UTA, tras el conflicto reciente, negoció un aumento de enero a septiembre del 102%; aceiteros tienen aumentos del 80% en lo que va del año. Entonces, el salario no cae porque las paritarias están acompañando pero en un contexto en que, en términos históricos, el salario está muy bajo. Venimos aguantando hace muchos años un salario muy bajo que no alcanza”.

“Como el salario no alcanza el trabajador ya no tiene capacidad de hacer gastos grandes. Sólo podés comer, vestirte, garantizar las cuestiones básicas. Estás rezando para que no se te rompa la heladera. Si tenés un auto, rezás para que no te choquen, porque son gastos a los que no se puede hacer frente”, explica Campos.

Hay múltiples indicadores del deterioro salarial que se evidencian en el consumo popular de bienes durables, por ejemplo. “La caída salarial durante el gobierno de Cambiemos, parecía excepcional y producto de la crisis. Creíamos que iba a haber un sendero de recuperación salarial pero, tras estos cuatro años, se evidencia que comienza a instalarse estructuralmente un nuevo nivel salarial que es mucho más bajo que el que existía en 2017”, y no comparemos con datos históricos.

“Si tuvieras que resumir la gestión de Alberto Fernández, en relación al mercado de trabajo: Es un mercado de fuerza de trabajo con muy baja desocupación pero con trabajadores pobres”, concluye Campos.

ESCUCHÁ LA ENTREVISTA COMPLETA

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico