Redacción Canal Abierto | Javier Milei (La Libertad Avanza), Patricia Bullrich (Juntos por el Cambio), Sergio Massa (Unión por la Patria), Juan Schiaretti (Hacemos por Nuestro País) y Myriam Bregman (Frente de Izquierda) se verán cara a cara el 1 y el 8 de octubre en Santiago del Estero y CABA.  

En caso de haber balotaje, se realizará un tercer debate el 12 de noviembre, también en la sede porteña (la Facultad de Derecho de la UBA).  

La Cámara Nacional Electoral (CNE) presentó este jueves los principales lineamientos del Debate Presidencial 2023: serán seis los ejes de debate -aún se desconoce cuáles-, tres a desarrollarse en el primer encuentro y el resto en el segundo, y que el debate será conducido por una pareja de periodistas de la televisión abierta.  

Si bien no están resueltos detalles como la duración de las exposiciones, también trascendió que habrá espacios para el derecho a réplica e interpelaciones entre los postulantes.  

El equipo que viene asesorando y delineando el formato está evaluando algún tipo de participación ciudadana a través de la formulación de preguntas que podrán enviarse de manera anticipada.  

«La propuesta es que cualquier ciudadano pueda enviar sus preguntas vinculadas a los temas y subtemas del debate y que no esté dirigida a un solo candidato, sino que por un mecanismo de selección azarosa del sobre o soporte en que esté contenida la pregunta, esta sea efectuada a uno de los candidatos», explicó en una conferencia de prensa el ex juez León Carlos Arslanian, uno de los voceros Consejo Asesor que además integran el ex magistrado y dirigente radical Ricardo Gil Lavedra, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y los especialistas Belén Amadeo, Atilio Borón, Marcelo Cavarozzi, Daniel Dessein, Delia Ferreira Rubio, Adriana Guerrero, Alejandro Tullio, Leandro Vergara, Manuel Calderón, Gala Díaz Langou, Héctor Paz y Silvana Vives. 

La ley que estableció los debates obligatorios prevé que deben participar todos los candidatos a presidente que superaron el 1,5% de los votos en las PASO, y si un postulante se niega a participar recibe una sanción que consiste en no otorgarle espacios de publicidad para su campaña electoral en televisión y radio. Además, el lugar físico que debería ocupar el candidato que se niega a participar debe quedar vacío, para evidenciar su ausencia. 

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico