Redacción Canal Abierto | Distintos sectores gremiales, políticos y sociales participaron este mediodía de la contundente actividad que se realizó en Alem al 600, para exigir la reincorporación de los 35 cesanteados del sector de maestranza del Ministerio de Trabajo.

Luego de un año de atrasos y distintas irregularidades, los 130 trabajadores de la empresa Inmantec, en la cual el organismo tercerizaba el servicio de limpieza desde la gestión de Carlos Tomada, comenzaron a reclamar regularización salarial y estabilidad laboral. La posibilidad de un cambio de compañía tercerizadora y la falta de garantías de continuidad laboral desencadenó una serie de medidas gremiales de los trabajadores encabezados por el cuerpo de delegados del Sindicato de Trabajadores de Mantenimiento y Maestranza (SITMMA) y ATE, que lograron el compromiso de la nueva empresa y de las autoridades ministeriales de garantizar el empleo para todos los trabajadores en conflicto.

Finalmente, este martes, un empleado de seguridad, escoltado por policías, impidió la entrada de 35 trabajadores entre los que se encuentra todo el cuerpo de delegados y delegadas del SITMMA (CTA-A). Así las cosas, el ministerio que debería velar por las condiciones laborales, la creación de empleo y la defensa de los puestos de trabajo y de los derechos sindicales, se convierte en la sede de la precarización, los despidos y la persecución gremial.

“Los despiden porque atacan su derecho al trabajo, porque quieren hacer que se arrodillen los que quedan trabajando y, también, porque quieren destruir la organización. Porque los despedidos son delegados, son militantes que construyeron una organización obrera que es un ejemplo para toda la clase trabajadora”, dijo desde el palco el secretario general de ATE, Hugo Godoy.

Participaron también dirigentes de la CTA Autónoma, organizaciones sociales y diputados.

Hernán “Vasco” Izurieta, delegado de la junta interna de ATE en el ministerio, explicó en el escenario que se está “peleando para que esta lucha no quede aislada, porque eso nos condenaría a la derrota”. Y responsabilizó al ministro Jorge Triaca y a sus funcionarios por los despidos: “No queda ningún tipo de duda que la decisión de dejar en la calle a mas de 30 compañeros y compañeras tercerizadas, que la pelearon, organizados en el SITMA CTA-A, partió de las más altas autoridades del ministerio, que tomaron la decisión de dejar en la calle a mas de 30 familias y barrer por completo con la organización gremial de nuestros compañeros y compañeras”.

Por su parte, Eduardo Díaz, uno de los delegados del SITMMA despedidos, también valoró la solidaridad de los diferentes sectores, al “agradecer el apoyo que estamos recibiendo, que nos hace tener más fuerza en esta lucha, para estar adentro, como tendríamos que estar y no acá afuera peleándola, en esta situación de mierda que nos hacen vivir estos funcionarios que no dan soluciones a este conflicto”.