Por Sergio Álvez | A través del decreto provincial 558, publicado el pasado viernes en el Boletín Oficial y firmado por el gobernador Hugo Passalacqua, el ministro de Gabinete Adolfo Pischik y la ministra de Ecología, Verónica Derna, se dispuso la “la continuidad de los trámites administrativos” para la apertura de un camino de acceso al Lote 8 de la Reserva de Biosfera Yaboty, dentro del Parque Moconá.

La publicación del decreto dio lugar el fin de semana al inicio de una “macheteada” de limpieza del sendero en cuestión, protagonizada por integrantes de Comunidades Mbya de la zona uy otras. Un conjunto de estas Comunidades poseen los títulos registrales comunitarios del territorio en cuestión y a través de su organización representativa, el Aty Ñeychyro (Asamblea Grande) venían desde hace varios años reclamando la apertura de dicho acceso.

Se trata de un camino de 4 metros de ancho, 2.430 metros de longitud, terrado. La afectación alcanza el 0,1 por ciento de un total de 999 hectáeras que componen el Parque.

La polémica viene atravesando numerosas instancias que, a través de los años, no lograron acercar las posiciones enfrentadas entre ambientalistas locales y las poblaciones indígenas involucradas.

Tanto la publicación del decreto como las tareas de desmalezamiento encaradas por las Comunidades Mbya, despertaron la inmediata reacción e indignación de diferentes sectores ambientalistas, trabajadores guardaparques y otros actores que se oponen a la apertura del acceso en cuestión, alegando por un lado, el daño ambiental, y por otro, las sospechas de negociados turísticos que podría traer aparejado el proyecto. Aducen además, quienes se oponen al camino, la existencia de “alternativas viables y de menor impacto”.

Incluso, en la localidad de El Soberbio – dónde se encuentra el Parque Moconá- un grupo de ciudadanos autoconvocados e   integrantes de organizaciones ambientalistas, iniciaron una manifestación consistente en el bloqueo de la ruta costera 2.

Voces encontradas

La publicación del decreto y la “macheteada” en el acceso al Lote 8 ocuparon prácticamente la portada de todos los medios impresos de la provincia e importantes espacios en sitios digitales y emisoras radiales. A través de estos medios circularon numerosas voces encontradas.

Uno de los referentes  de la Asociación Ecologista Cuña Pirú, Raúl Bregagnolo, manifestó en el diario Primera Edición que  “preocupa mucho el presente que se genera al abrir un camino en una zona determinada como ‘roja’ establecida en la Ley de Bosques y como es justamente el Lote 8 del Moconá. No es lo mismo un camino que un sendero y me refiero al que ya existe. Sería bueno que se mejore ese sendero, que se lo optimice y no abrir uno nuevo como nos tienen acostumbrados, con una cinta métrica y una traza sin importar que sea en un Parque Provincial”.

Diego Ciarmiello, guardaparque, delegado de ATE e integrante de la agrupación ambiental Capuera, sostuvo en el mismo matutino que el camino planteado  “es un atropello, un avasallamiento a un Parque que es categoría 1 de la Ley de Bosques, va a ser una herida que no va a cicatrizar tan fácil. Es más, sabemos que ya está la gente de Vialidad trabajando en la zona y lamentamos mucho esto porque suponíamos que el Gobernador -con el decreto del año pasado- daba lugar a una nueva audiencia pública de buena voluntad, donde nuevamente íbamos a poder poner todas las opciones sobre la mesa y elegir la mejor”.

El diputado provincial por el Partido Agrario y Social, Héctor Bárbaro, recordó que “el 30 de noviembre de 2016, el gobernador Passalacqua decretó la suspensión del trámite del camino que el Ministerio de Ecología quería abrir en el corazón del Moconá. En el artículo 3 del Decreto 1614 decía que si finalmente avanzaban con el camino (que es ilegal por más que se apruebe por audiencia pública, porque va contra la Ley de Bosques), iba a ser de uso exclusivo para las comunidades. Era lo que habíamos exigido desde el Partido Agrario y Social. Pero el viernes sacó otro decreto (558/2017) en el que le mete para adelante con el camino por adentro del área intangible, pero en ningún momento ratifica el artículo 3 del decreto anterior. Digo yo… si no hay nada que ocultar, ¿por qué no se dio a conocer la decisión públicamente? Se sacó el decreto cuando ya habían entrado a `despejar´ el camino, les sacaron fotitos a los hermanos mbya, y ahora aclaran que después del despeje `a mano y machete´, entra Vialidad con las máquinas para `emparejar´. También dicen públicamente que va a ser solo para las comunidades; pero no hay ningún documento legal que lo ratifique. Huele a trampa”.

El guardaparques Leonardo Rangel soslayó que “justificar un daño ambiental en una zona roja por un atajo de diez kilómetros no tiene ningún sentido, acá hay otros intereses, las comunidades fueron llevados con móviles oficiales para abrir el camino. Hay un recurso de amparo contra la construcción del camino, no se puede hacer un decreto y autorizar nada hasta que la Justicia se expida al respecto”.

En tanto, la Ministra de Ecología, Verónica Derna, en diálogo con el diario Misiones On Line celebró la apertura del camino, destacó que es fundamental “entender que es un camino de uso exclusivo de las comunidades, y guarda parques, nadie más” y rechazó las sospechas de negociados turísticos ocultos: “Nosotros hemos publicado los decretos y hecho un comunicado que aclara todo esto. Que la sociedad se quede tranquila porque esto es solo para uso de la comunidad y para atender las necesidades que tengan las comunidades guaraníes”.

Desde la organización comunitaria de la Nación Guaraní, Aty Ñeychyro, señalaron que “entre todos, limpiamos el viejo sendero, ese tape (camino estrecho) sin dañar ningún árbol, como lo hemos hecho durante siglos, respetando la vida. Se dijeron muchas falsedades, nos acusan de estar siendo manejados, pero nada de eso es cierto. Tenemos autonomía, tenemos derechos, las comunidades tenemos el título registral de esas tierras y llevamos veinte años reclamando este camino para poder tener acceso a la salud y salir con mayor celeridad cuando así lo necesitemos. Es totalmente justo, es un derecho humano. Acá no hay desmonte, no hay negocios, somos las comunidades quienes siempre hemos cuidado la selva, no nos tienen que enseñar cómo hacerlo. Somos pre existentes”.

En tanto desde el Equipo Misiones de Pastoral Aborigen (Emipa), indicaron que “tras 12 horas de intenso trabajo en que los machetes no descansaron, paso a paso se fue abriendo el sendero, moral y legalmente justo, que comunica el Territorio Guarani recuperado conocido como `Lote 8 de Reserva de Biosfera Yaboti´ con la Ruta Provincial 2, para uso exclusivo de la Comunidades y sus necesidades. Comunidades Mbya que viven en distintas partes de la Provincia de Misiones se sumaron para acompañar, durante los dos días de trabajo, a las que viven allí y que han reclamado incansablemente primero su territorio, luego un acceso lógico a él. Se cumplieron todos los términos legales exigidos por las autoridades Provinciales y Nacionales. En un hito en la lucha Indígena de reafirmación de derechos y recuperación de territorio, hicieron efectivo el sendero”.