Redacción Canal Abierto | Entre el 30 de octubre y el 2 de noviembre se desarrolló en Buenos Aires el juicio contra trabajadores del diario Perfil acusados de “atentar contra la libertad de expresión” cuando hicieron un bloqueo de la planta gráfica en protesta por seis despidos el día en que se desarrollaba la elección de delegados de la comisión interna. Todos fueron absueltos.

Se inicia el juicio contra la comisión interna de Perfil

En la noche del viernes 3 de noviembre, empezó a cobrar forma de realidad lo que hasta ese momentos era un rumor de pasillo: Diarios y Noticias (DyN), agencia de noticias señera en el periodismo argentino, dejaría de existir a la brevedad, dejando a cien trabajadores en la calle.

Trabajadores de DyN, sobre el posible cierre: “si hay menos voces perdemos todos”

Estos hechos sumados a los despidos y reestructuraciones en medios públicos con el cambio de Gobierno, y en privados por el cambio de propietarios y la inminente reforma en la legislación laboral, pone al gremio de prensa en estado de alerta.

Rubén Mileo y Fernando Cáceres son delegados de SiPreBA en Editorial Perfil y Agencia DyN, respectivamente, y se acercaron a las instalaciones de Canal Abierto para analizar el difícil momento que atraviesa el sector.

“En Perfil sufrimos la baja de aproximadamente 150 compañeros desde hace tres o cuatro años. La patronal abrió retiros voluntarios y luego fueron retiros involuntarios: los llamaban y si no aceptaban el retiro les mandaban el telegrama “, cuenta Mileo.

La situación más sorpresiva fue la de DyN. “Fue una situación horrible. La única comunicación oficial fue un edicto publicado en el Boletín Oficial, convocando a asamblea general de accionistas para el 23 de noviembre para tratar la disolución de la sociedad anticipada y designar a un liquidador. A la tarde nos juntamos con el jefe del directorio y no confirmó que los principales accionistas, que son los que están sosteniendo la agencia, les interese seguir con ella adelante”, cuenta Cáceres .

El paquete de acciones está en manos de los diarios Clarín, La Nación, La Gaceta de Tucumán y Río Negro, siendo los dos primeros los que tienen mayor peso.

“Hay un proceso de desinversión de hace cinco años al menos. Hay un achicamiento de la planta a partir de que la gente se retira o se jubila y sus puestos no son cubiertos. Estamos funcionando al límite operativo, incluso en lo tecnológico. Y estamos hablando de dos grupos que en los últimos dos años vienen haciendo una reconversión de sus negocios, creando páginas web, modernizándolas y haciendo otro tipo de negocios fuera del ámbito de los medios de comunicación. No pueden alegar que no tienen forma de reinvertir y crear un producto competitivo o reformularlo. Cada vez que hemos tenido alguna reunión con la empresa lo hemos planteado, al tiempo que alertábamos sobre el achicamiento”, agrega el delegado de la agencia de noticias.

El achicamiento y acallamiento de voces deja al periodismo argentino carente de un pluralismo real. Las pocas que van quedando son más o menos uniformes en su posicionamiento. “Estas cosas no afectan no sólo la libertad de expresión, sino el derecho del a pueblo a estar informado”, sostiene Cáceres.

A modo de ejemplo, Mileo cita parte de los argumentos dados durante el proceso en que los trabajadores de Perfil fueron absueltos:

“La libertad de expresión es para que el periodista tenga la libertad de expresarse en un medio periodístico, no para que el dueño del diario tenga libertad para vender diarios. Si echás periodistas estás coartando la libertad de expresión. La existencia del SiPreBA es un instrumentos para pelear contra todos esos cercenamiento de la libertad de expresión que a su vez son eliminación de puestos de trabajo”

A la situación puntual del gremio periodístico, se le suma los cambios anunciados por el gobierno para la clase trabajadora en su conjunto. Más desocupados inducen a menos capacidad de reacción de quienes aún conservan el empleo como si de un privilegio se tratase.

Ante esta realidad, desde SiPreBA adelantan que no se quedarán de brazos cruzados y que el futuro de redacciones, estudios y sets será de lucha: “Nosotros nos tenemos que preparar, porque ahora con la reforma laboral se vienen tiempos más difíciles todavía. Tenemos que preparar un plan de lucha desde el sindicato no sólo para que reinstalen a los compañeros de DyN, que los podrían reinstalar en diarios como Clarín y La Nación, sino también por todas las condiciones de trabajo que se van a ver afectadas por la multitareas que quieren imponer en todas las redacciones”, concluye Mileo.

La entrevista completa:

Nuestros temas