Redacción Canal Abierto | En una audiencia pública sobre el aumento del precio del gas en boca de pozo, que se realizó en el barrio porteño de La Boca, el subsecretario de Exploración y Producción del Ministerio de Energía, Marcos Porteau, anunció que las facturas de gas del último mes del año vendrán con sorpresa.

Desde diciembre, la tarifa de gas para los usuarios residenciales aumentará un 45% promedio, y serán los de menor consumo los mayores perjudicados. En esta franja (R1-R23), el incremento será de 56%, mientras que los de demanda media (R31-R33) tendrán una suba del 31%, y los de mayor consumo (R34) recibirán un 13% de aumento. Para los comercios el aumento será del 58%

En números, los usuarios residenciales de menor consumo pagarán un promedio mensual de $227 sin impuestos ($134 si tienen tarifa social). Por región, los usuarios de la Patagonia, Malargüe y La Puna recibirán facturas de $132, y los del resto del país deberán pagar un promedio de $234.

En tanto los de consumo medio recibirán una factura promedio de $672 sin impuestos por mes ($ 432 con tarifa social), y los de mayor consumo pagarán un promedio mensual de $1.555 (o $1.246 con tarifa social).

Según las estadísticas difundidas ayer por el INDEC, en los últimos doce meses el rubro que registra los ajustes en gas, luz y agua subió casi 29%. La agenda del Gobierno, además de este aumento, prevé otro para abril 2018 del 30%. De esta manera, acumularía un aumento del 80%.

Desglosado por empresa y a modo de ejemplo, Porteau detalló que la suba final con impuesto será, en el caso de Metrogas, para un usuario R1, de $ 74 mensuales; y de $ 212 para las categorías R2 y R3.

Gasnor, en Tucumán, cobrará aumentos de $ 63 y de $ 131 para las mismas categorías, y Camuzzi Gas del Sur subirá para el promedio de todas las subzonas de $ 62 a $ 152, de acuerdo con la categoría.

Además, el subsecretario anunció que desde diciembre se modificará el esquema de ahorro: tendrán un descuento del 10% en la tarifa quienes consuman un 30% menos respecto de 2015.

Para los usuarios con garrafa, el funcionario sostuvo que se “busca la convergencia para la garrafa subsidiada con la tarifa social, y el precio máximo al de paridad de exportación”. Actualmente, la garrafa de 10 kilos cuesta $135, de los cuales el beneficiario del subsidio paga $20. En tanto que por la misma cantidad de gas, un usuario de red con tarifa social paga $37. Porteau anunció que la idea es llevar desde diciembre “el precio máximo de la garrafa a $ 185 y aumentar el subsidio de $ 115 a $ 146, por lo que el usuario pagará $ 39, es decir, 38% menos que los $ 63 que el beneficiario de tarifa social”.

Hoy 1,8 millón de usuarios tienen tarifa social y 2,7 millones están incluidos en el Programa Hogar, que otorga garrafas a precios subsidiados a quienes residen en zonas sin servicio de gas natural por redes o no se encuentren conectados a la red de distribución domiciliaria de gas.

El funcionario también afirmó que se reducirán los subsidios al GNC y que el gas propano indiluido por red aumentará un 26%. Luego recordó que sigue vigente el régimen tarifario para entidades de bien público.

Estreno

Nuestros temas