Redacción Canal Abierto | Miles acompañaron la “Gran Marcha Azucarera” que arrancó ayer a las 6 de la mañana en el Ingenio El Tabacal, en Hipólito Yrigoyen, y culminó con un conmovedor acto en la localidad salteña de Güemes.

A lo largo de 300 km. y con la consigna “Ni un despido más, ni un trabajador menos”, la caravana fue sumando el apoyo de los vecinos en cada uno de los pueblos, que en mayor o menos medida dependen de la industria azucarera.

Desde fines de 2017 el sector viene sufriendo una crisis producto del intento patronal – con la connivencia gubernamental- de reducir los costos de producción y aumentar los márgenes de rentabilidad. Con ese objetivo, las cámaras empresarias se pusieron de acuerdo para despedir a cerca de 1300 trabajadores, algo que desde los gremios también interpretan como un intento de “marcar la cancha” en las próximas paritarias.

En números, la sangría de puestos laborales ya afectó a 180 obreros en Tabacal, 735 en San Isidro (la empresa anunció el cierre); 30 en Ledesma y 400 de La Esperanza. Si se considera que un ingenio mediano con cierto grado de industrialización funciona con 700 empleados, se puede decir que desmantelaron las plantas de dos establecimientos enteros.

La jornada finalizó con un breve acto en la comunidad de Güemes con la presencia de cerca de 10 mil personas

Allí, el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (SOEAIL-CTA), Rafael Vargas, en nombre de la Federación Azucarera Regional (FAR-CTA) agradeció el esfuerzo y la unidad: “Desde los sindicatos azucareros de Salta y Jujuy es muy difícil darle pelea a este poder económico y político si no nos congregamos en la Federación Azucarera Regional. Ésta es la garantía que tenemos nosotros de unidad y de poder enfrentar esta estructura que está preparada para brindarle a todo este negociado que nos viene oprimiendo, garantías con la justicia, con el Ministerio de Trabajo, tiene a todos a su disposición y lo único que nos queda a nosotros como trabajadores es desde los sindicatos pensar en la Federación y poder invitar a las federaciones hermanas, al resto de los sindicatos”.

“Es imposible que hablen de crisis. No nos perdonan que hayan vuelto las asambleas, la consulta de los trabajadores. Eso no lo perdonan. Por eso compañeros es que agradecemos esta solidaridad, es la única manera de demostrarle a este gobierno que con puebladas y con lucha vamos a estar presentes compañeros en donde sea que se necesite”, dijo Vargas.

A continuación, Martín Olivera, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Azúcar Ingenio El Tabacal (STA-CTA) y Sergio Juárez, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio La Esperanza (SOEA-CTA) también reivindicaron la unidad de las organizaciones en la FAR y criticaron duro a los gobiernos provinciales de Juan Manuel Urtubey y Gerardo Morales, de igual manera que a la gestión de Mauricio Macri.

Cerró el acto Mariano Cuenca, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio San Isidro (SOEASI-CTA): “No podemos permitir que vengan capitales extranjeros a cerrar las puertas. Esto recién empieza, si estamos todos juntos el ingenio San Isidro va a abrir sus puertas, vamos a encontrar una solución, el pueblo y los trabajadores juntos”.

Solidaridad trabajadora

La jornada de reclamo movilizó, junto a los despedidos y sus familias, a amplios sectores de las comunidades locales, que dependen de manera directa o indirecta de la industria del azúcar. Acompañaron también la caravana dirigentes sindicales y políticos; entre ellos los referentes de la CTA Autónoma Ricardo Peidró, Adolfo Aguirre, Horacio Meguira y Daniel Jorajuría; Hugo “Cachorro” Godoy, titular de ATE Nacional; el fundador de la Central y ex diputado nacional, Víctor De Gennaro; Néstor Pitrola, dirigente del Partido Obrero; entre otros.

Durante el acto, el secretario adjunto de la CTA Autónoma, Ricardo Peidró también saludó la movilización: “Es un orgullo para todos estos trabajadores y trabajadoras la pelea que están llevando adelante porque la victoria que van a tener va a ser la victoria de toda la clase trabajadora y así lo entienden los trabajadores y trabajadoras de la Central”.

Por su parte, Hugo Godoy aseguró: “es mentira que hay crisis de la economía azucarera, las empresas transnacionales se la llevan en pala y están haciendo un lock out con el respaldo del gobierno nacional para hacer arrodillar a los trabajadores que muestran que hay un sindicalismo que toma sus decisiones en las asambleas como lo hacen los trabajadores de la Federación Azucarera Regional”.

Apriete patronal para aumentar las ganancias

Desde las cámaras que agrupan a las patronales, al igual que las propias firmas, vienen aduciendo la baja en la rentabilidad y los altos costos como excusa para la ola de despidos. Sin embargo, la realidad parece ser otra, entre otras cosas porque el sector azucarero viene siendo beneficiado por la suba del dólar (gran parte de la producción se destina al mercado externo), eximición de impuestos para la exportación y la baja en el gravamen al alcohol, subproducto de la caña de azúcar.

En este sentido, la misma noche de la caravana, en declaraciones al programa radial Sobre la Hora, Víctor De Gennaro señaló que “las patronales atacan a los azucareros para flexibilizar los convenios”. Y agregó: ” quieren ganar más apretando a los trabajadores y pidiendo al gobierno nacional que baje los impuestos”.

Por último, el fundador de la CTA y ex diputado nacional lanzó: “los gobernadores de Salta y Jujuy son uno peronista y otro radical, deberían haber marchado hoy con nosotros si no fueran cómplices de las patronales”.

en octubre

Nuestros temas