Redacción Canal Abierto | A diferencia de lo sucedido una semana atrás, esta vez Cambiemos no evitó cargar con el costo político de defender un tarifazo impopular, y que viene arrasando con el poder adquisitivo del salario.

Con la presencia en el recinto de 190 legisladores y el quórum asegurado por los bloques opositores, los legisladores del oficialismo no tuvieron más remedio que pasar el mal trago de escuchar las críticas, justificar los incrementos y rechazar sistemáticamente los proyectos.

Los argumentos fueron en línea con lo expresado más temprano por el presidente Mauricio Macri, quien durante una visita a la localidad santafesina de Las Rosas aseguró: “lamentablemente y aunque le dimos vueltas, no hay otra salida. La energía cuesta generarla, transportarla, distribuirla y es lo que vale”. El mandatario volvió a insistir en el del “ahorro energético”.

Son 29 los proyectos tratados, todos presentados por distintos bloques de un amplio abanico ideológico. Unos directamente buscaban impugnar y retrotraer los tarifazos a enero de este año, otros morigerarlos a partir de exenciones impositivas. Sin embargo, todos vienen sufriendo la misma suerte, y siempre la misma foto: de un lado, Cambiemos y aliados circunstanciales levantando la mano en negativa; y del otro, la oposición, casi en conjunto, apoyando las iniciativas.

Cambiemos llegó incluso a rechazar la prohibición de la suspensión de los servicios de luz y gas a las organizaciones sociales y entidades de bien público, como los comedores y los clubes sociales.

“Es doloroso, pero no tenemos opción. Si hubiera otro camino, el Presidente lo hubiese tomado”,  defendió hoy en los medios el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Sin embargo, tanto en el Congreso como en la sociedad civil se levantan numerosas voces contra el brutal incremento de las tarifas como única opción para balancear el déficit fiscal primario, que en los primeros tres meses del año alcanzó un rojo de $31.001 millones.

“El Gobierno está pensando en un plan de negocios, y no energético”, lanzó el abogado Osvaldo Bassano, presidente de la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (ADDUC), y agregó: “Hay empresas que se fueron entrelazando en Argentina y el mundo para alcanzar a ser un monopolio. Este es el problema mas serio, y que el Gobierno no quiere resolver”.

“Las raíces del problema son los costos, y por eso hay que ir a ver cuál es la empresa que ofrezca mejor servicio y calidad al menor costo.  Esto no se discutió en ninguna audiencia pública”, aseguró Bassano en diálogo con este portal.

Por otra parte, el titular de ADDUC señaló: “Si miras el listado de los funcionarios del Gobierno en areas de control y espacios que elaboran el cuadro tarifario, haces un listado de empresas. El caso más paradigmático es el de Andrés Chambouleyron, titular del ENRE, quien fue diez veces testigo en contra de Argentina en litigios comerciales, tiene contratos con Rich Petroleum, Suez y principales auditores de las empresas generadoras”.

La maratónica sesión en Diputados se llevó a cabo luego de un “panazo” frente al Congreso realizado por panaderos bonaerenses en protesta contra los tarifazos.

en octubre

Nuestros temas