Redacción Canal Abierto | Hoy se cumple un año sin Joahana Ramallo. Fue vista por última vez en La Plata, en la zona de 1 y 63, cerca de la cancha de Gimnasia, alrededor de las ocho de la noche. Desde entonces, su familia y amigos realizan todos los meses diferentes actividades para que no se abandone la búsqueda que en un principio había sido caratulada como “averiguación de paradero”.

Al comienzo, la causa estuvo en manos de la fiscal Betina Lacki. La familia, las organizaciones que acompañan, y los abogados, Silvia Perugino, Josefina Rodrigo y Víctor Hortel, coincidieron en destacar la inacción de la justicia provincial que perdió meses caratulando el caso como “averiguación de paradero”. Luego de movilizaciones, festivales y la visibilización de lo ocurrido, la Justicia Federal investiga el caso bajo el delito de “trata de personas”.

Víctimas del ajuste

Cuando se la llevaron a Johana tenía 23 años.  Había comenzado a estudiar para terminar el secundario, en el marco del Plan Fines que luego cerró.  Su fuente de trabajo, el programa Ellas hacen, fue desmantelado. Retiraron a las mujeres del obrador, les quitaron las herramientas y las destinaron a ir de vez en cuando a un galpón, sin tareas.

Sin trabajo ni lugar donde estudiar, comenzó a frecuentar a un sujeto que se ganó su confianza. Él la introdujo al mundo de la droga, primero, y luego al de la prostitución. Durante tres meses las cosas ocurrieron de esta manera, hasta el 26 de julio de 2017.

“Con vida me la llevaron y con vida la quiero. La situación en mi casa es muy difícil, tengo seis hijos y la hija de Johana. Los hermanos y la hija la esperan todos los días. Le niegan a mi hija el derecho a ser madre, a mi nieta el derecho a ser hija, a mi mamá el derecho de ser abuela, a sus hermanos el derecho de ser hermanos, a mí el derecho de ser madre”, dice Marta su mamá.

La Justicia ¿cómplice?

Hace tres meses, una joven se acercó a la asociación Madres Víctimas de Trata (MVT) para denunciar una red de prostitución dentro de la unidad penitenciaria de Melchor Romero. Mientras estuvo detenida dijo haber visto a la joven platense desaparecida.

Margarita Meira, fundadora de la asociación MVT y cuya hija fue obligada a prostituirse y luego fue asesinada, se presentó ante el Juzgado Federal Nº 1 junto con Marta para radicar la denuncia formalmente. Esto devendría en un tardío allanamiento en la Unidad Penal Nº 34 de Melchor Romero en el que no se encontró nada.

“Decidimos que un grupo de compañeros se instale en las esquinas del penal y en ese momento ir a hacer la denuncia y llamar a los medios. Mientras mis compañeros estaban allá, yo estaba en el juzgado con Marta (Ramallo)  haciendo la denuncia, pero desde las 10 de la mañana nos tuvieron hasta las 14. La secretaria del juez me pidió que le adelante la denuncia y me dijo que iba a llamar al penal. Me demoraron un montón”, declara la fundadora de MVT.

Hoy, a partir de las 16, habrá una marcha desde 1 y 63, hasta Gobernación para exigir la aparición con vida de Johana y el Estado, finalmente se haga cargo.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas