Redacción Canal Abierto | A cinco días de la explosión en el comedor de la Escuela Nº 49 de Moreno que provocó la muerte de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez, la comunidad educativa no tiene certezas del devenir de la actividad en el establecimiento.

Con las escuelas del distrito en paro, la situación de la 49 es incierta, ya que no disponen del inmueble, el cual se encuentra en estado de observación por parte de la Justicia para hacer peritajes que determinen las causas y responsabilidades del hecho.

Ante la premura por el uso del comedor, ya que muchos chicos desayunaban y comían allí, un grupo de madres se organizó para realizar esa tarea con donaciones y usando las instalaciones de un comedor vecino.

Consultado por Canal Abierto, Hernan Putilnik, docente de la escuela e integrante del Comité de Crisis, explica la situación.

Descargar

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas