Redacción Canal Abierto | Desde hace meses, vecinos del Valle de Punilla, Córdoba, resisten a un conflicto de carácter ambiental: desean construir una autovía que atraviesa un bosque nativo categoría rojo – según la Ley de Bosques, éstos son sectores de muy alto valor de conservación, que no deben desmontarse ni utilizarse para la extracción de madera-, y sobre yacimientos de uranio que de explotarse implicarían la contaminación del agua y el aire, además de terminar con la flora y la fauna.

Este viernes realizarán una masiva marcha en Córdoba Capital para rechazar el proyecto y la construcción de la autovía.

“Nadie está controlando la ejecución de la obra, qué hacen o si está bien. En los paredones que han levantado, les ponen desagües con un diámetro que no va a soportar el agua que va a bajar y eso apunta a la casa de los vecinos del barrio Perla del Lago de San Roque. En la continuación de la obra pretenden seguir instalando esos mismos desagües y el desastre lo van a seguir trasladando”, explica en diálogo con Canal Abierto, Eugenia Caraballo, integrante de la asamblea de vecinos San Roque Despierta.

En este sentido, de concretarse la última parte del tramo, los desagües y alcantarillas de al menos 2 metros de diámetro, al igual que los colocados en Perla del Lago, apuntarán directamente sobre las viviendas, teniendo que soportar al menos una vez al año un caudal semejante o superior al del Río Suquía.

Pese a los reclamos, la semana pasada, las máquinas avanzaron sobre el lugar, sin documentación. La policía, en colaboración con la empresa, reprimió y detuvo a quienes estaban manifestándose. Ese día, los vecinos  tenían una  reunión que se concretó en el correr de la semana.

“El principal conflicto está sobre la obra que se llama Obra Variante Costa Azul – Puente sobre el Lago San Roque, que es la variante de la autopista de Carlos Paz. Hay una salida que se llama variante Costa Azul, después se conecta a un puente, que es lo que está construido, que cruza el lago y tiene la bajada dentro de San Roque. Esa parte tiene licencia ambiental, lo que no tiene licencia es la bajada del puente hasta Cosquín”, señala la vecina de Córdoba.

Durante ese encuentro, Policía Ambiental presentó un plano de expropiaciones de la zona que les permitiría avanzar con las obras sobre el bosque nativo.

“El plano que presentaron de expropiación es de marzo de 2017 y el estudio de impacto ambiental fue hecho en diciembre de 2016, lo cual indica que en el estudio de impacto ambiental no se contempló el posible desmonte de esas tierras a expropiar”, advierte Caraballo.

El mismo día que los vecinos mantuvieron la reunión, por la noche, el secretario de Ambiente y Cambio Climático, Javier Britch, firmó la licencia ambiental para continuar la obra. Si bien les aseguró que los yacimientos de Uranio Rodolfo que se encuentra en la zona no serían removidos, en los planos se pueden observar que sí se realizarán excavaciones profundas en la obra y que esto conllevaría a un alto grado de contaminación a todos los habitantes.

La movilización será hoy a partir de las 17 en la capital cordobesa, la concentración será en la plaza Agustín Tosco y cerrará con la lectura de un comunicado de las diferentes organizaciones.

 

Más información: Facebook San Roque despierta 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas