Redacción Canal Abierto | Sindicatos, medianos y pequeños empresarios, y centrales del movimiento de trabajadores junto a organizaciones populares se movilizaron durante la tarde desde distintos puntos de Congreso y Constitución hacia la 9 de Julio, a pesar de la lluvia y el frío, para protestar contra las políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri. Las columnas gremiales comenzaron a movilizarse luego de entregar en el Parlamento un proyecto de emergencia alimentaria y de protección de Pymes.

Los sectores de la industria enrolados en la CGT se convocaron en Avenida Belgrano, en el barrio de Once, para caminar en dirección al microcentro.

La CTA Autónoma y sus organizaciones realizaron un acto frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires para denunciar las devastadoras consecuencias del modelo económico oficial. “Nuestro pueblo se organiza y grita para poner fin a este gobierno entreguista”, arengó el secretario general Ricardo Peidro. Y ratificó: “En este día de lucha decimos, no sólo están dadas las condiciones para un paro general, sino que la CTA-A en su reunión de conducción nacional de la semana próxima va a decidir un paro nacional”.

En la avenida Callao, a dos cuadras del Congreso de la Nación, se congregaron los gremios nucleados en la Coordinación Nacional de Trabajadores de la Industria, tanto del sector estatal como privado.

El clamor de los sectores movilizados reclamando un paro general se dirigió también hacia los dirigentes de la CGT menos enfrentados al Gobierno Nacional, que presentaron un documento sobre la crítica situación de la industria pero evitaron exponerse en un escenario ante los manifestantes.

Sobre el final de la tarde, el Presidente se hizo ver en una conferencia de prensa para ningunear la protesta y ratificar el plan de ajuste: «Se que les está costando llegar a fin de mes, pero este es el camino. Estamos en el camino correcto, ponemos como objetivo que las cosas funcionen a largo plazo”, dijo Macri en Entre Ríos flaqueado por el ministro Rogelio Frigerio, el candidato a gobernador Atilio Benedetti, y el intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein.

Otros testimonios:

Marcelo Ojeda del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción: “Cada vez que seamos convocados vamos a estar en la calle porque la industria sufre y está cada vez más vapuleada”.

Marcelo Capiello del Sindicato de Empleados, Capataces y Encargados de la Industria del Cuero: “No debemos olvidar que este gobierno nos odia, quiere el 30% menos de argentinos, pero la patria es de todos. No nos pueden robar los sueños, seguiremos en la calle hasta derrotar este modelo”.

Fernando Castillo de la fábrica recuperada Sport Tech, hoy Cooperativa 8 de enero: “A pesar de la lluvia y de este gobierno nefasto, somos cada vez más en todo el país. Gobierne quien gobierne, somos los trabajadores los que tenemos que ganar las calles y las fábricas”.

En tanto que el secretario general de la CTA Capital Federal, Pablo Spataro repudió “el modelo económico de Macri que entrega las riquezas a las multinacionales, a las empresas privadas porque, en este país que está hecho de pan, sigue habiendo hambre en nuestro país. Por eso también vamos a estar acompañando a nuestros movimientos sociales, para que se sancione la Ley de Emergencia Alimentaria en nuestro país”.

Los estatales bonaerenses marcharon representados por el secretario general de ATE Oscar de Isasi que advirtió que “la unidad y la masividad es una de las claves para hacerlos retroceder, y hoy estamos millones de trabajadores y trabajadoras unidos y movilizados en las calles de la Capital Federal y de todo el país planteando que queremos otro modelo económico, social, productivo y laboral”, aseguró el dirigente.

Fotos: Silvia Juárez y Luciano Dico

 

promoción

Nuestros temas