Redacción Canal Abierto | Mujeres detenidas en la Unidad Penitenciaria Nº 8 de Los Hornos y la comisaría 6ª de Villa Rosa (Bahía Blanca), son sometidas a aislamiento extremo, desatención de la salud, mala alimentación, violencia sexual y deplorables condiciones de encierro.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) denunció que en Villa Rosa, una de las mujeres perdió un embarazo y no recibió atención médica ni psicológica. “Todas estas graves violaciones a los derechos humanos se inscriben, a su vez, en un ejercicio patriarcal del poder y la administración de la violencia por parte del Servicio Penitenciario Bonaerense y la Policía Bonaerense que infringe aún más sufrimiento”, manifestaron.

A través de su Comité Contra la Tortura, realizó una inspección en ambas unidades y constató esta vulneración sistemática de los derechos humanos, junto al ejercicio de violencias machistas como forma de disciplinamiento físico y moral.

Es por esto que desde la organización presentaron dos habeas corpus colectivos, a favor de las detenidas en cada penitenciaria. En el caso de Villa Rosa, la CPM detalló que, al momento de la inspección, había cinco mujeres encerradas en un mismo calabozo de dimensiones pequeñas y sin ventanas. Dormían en el piso por la falta de colchones. Además, la celda no posee baño o sanitario y deben orinar y defecar en un tacho o en bolsas plásticas.

Este lugar ya tenía orden de clausura desde 2012, sin embargo, el año pasado tuvieron entre cuatro y nueve reclusas alojadas cada mes. Tras la denuncia de la CPM, el Juzgado de Garantías Nº 3 dispuso un nuevo desalojo y clausura.

En la Unidad Penitenciaria de Los Hornos, denunciaron “el modelo de gestión y administración del dolor que combina la práctica sistemática de la tortura con el ejercicio de una violencia patriarcal para infringir un particular sufrimiento a las detenidas, por su condición de mujer”.

Muchas veces sin motivos, las mujeres son sometidas a aislamiento extremo en pabellones Separados del Área de Convivencia (SAC). Se les prohíbe el acceso a la educación, al trabajo o la comunicación con el exterior. En el caso de quienes tienen hijos a cargo, esta última es una vulneración de derechos mucho mayor.

“Hay un gran sentido común y un desconocimiento absoluto de quienes son esas mujeres –explica Alejandra Rodríguez, del colectivo Yo No Fui-. En Argentina y Latinoamérica son mujeres pobres de los sectores populares más castigados. Suelen ser detenidas por delitos primarios, la mayoría son por la economía narco, como kioscos o menudeo de narco. También son víctimas de muchas violencias, tienen hijos a cargo y son sostén de familia”.

A raíz de la angustia que produce este tipo de sanciones, la CPM observó con preocupación que las detenidas llegan a recurrir a autolesiones para poder ser oídas en sus reclamos.

“La alimentación es escasa, en mal estado y mal cocida. A su vez, y con el único efecto de humillar a las detenidas, el Servicio Penitenciario Bonaerense entrega cubiertos de manera arbitraria generando que muchas deben alimentarse con las manos”, explica la Comisión.

A esto se suma que las muestras de agua que se analizaron mediante análisis bioquímicos constataron contaminación y presencia de materia fecal. Los pabellones están invadidos por cucarachas y roedores, lo cual también pone en peligro la salud de las internas.

En respuesta al habeas presentado, el Tribunal Oral Criminal N 2 de La Plata ordenó una pericia arquitectónica. “El perito constató que el estado de las celdas de SAC es malo, que la instalación eléctrica en el interior de las celdas es deficiente, y que existe riesgo de accidente eléctrico”, informó la CPM.

“Cuando las personas entran a la cárcel, las violencias son reforzadas porque es una institución que violenta a las personas. Después son expulsadas hacia un afuera en absoluta soledad e intemperie, porque no hay un acompañamiento para su vida. El Estado tiene alguna presencia durante la prisión, pero después desaparece. Entonces las mujeres vuelven a la misma dura realidad, con menos derechos y sin posibilidad de trabajo”, agregó Rodríguez.

promoción

Nuestros temas