Redacción Canal Abierto| A partir del arresto del pediatra del Garrahan Ricardo Russo por producción y distribución de material de pornografía infantil, Sobre la hora  dialogó con el abogado especialista en derecho informático Carlos Aguirre, quien se refirió a pormenores no sólo de la causa, sino también del mapa que este delito aberrante conforma en nuestro país y en el mundo.

“Los delitos que hoy se persiguen a nivel global y con mayor énfasis son los de pornografía infantil y el fraude bancario. Todos los gobiernos del mundo están abocados a la lucha de estos dos delitos” contó Aguirre. “En ese sentido la organización sin fines de lucro Missing Children tiene convenios con las grandes empresas tecnológicas como Facebook o Google. Estas empresas internacionales, a través de algoritmos e inteligencia artificial, detectan imágenes de niños en esta situación y comunican con Missing Children, que a su vez tienen convenios con fiscalías especializadas en distintos países del mundo. A partir de ahí se trasladan las ordenes o avisos para que la policía intervenga en los allanamientos y secuestros de dispositivos. Esta es la forma en la que se está trabajando en este delito en particular. En este asunto, que ha conmocionado a la opinión pública argentina, no fue Missing Children quién comunicó, sino que fueron la Agencia de Seguridad Interna de Estados Unidos y el FBI.

Sobre el caso de Russo, Aguirre contó la manera en que se hizo el seguimiento y su posterior detención: “la particularidad en el seguimiento informativo en este caso fue que había una dirección IP que recibía mucho movimiento y contenidos de este tipo. Eso llamó la atención e hizo que se corrieran las alertas, pasa por Brasil, llega a Capital Federal y ven que el IP correspondía a la dirección de esta persona”

Otro detalle que le llamó la atención al abogado, fue que el tráfico del material en cuestión no se hizo a través de la deep web, ámbito utilizado par la circulación y comercialización de materiales de procedencia ilegal, sino a través de eMule, uno de los primeros programa de tráfico de archivos, hoy prácticamente en desuso. “Este delincuente no utilizó la deep web sino la internet superficial. Y una herramienta que es vieja, pero que todavía está disponible en Internet para compartir material entre dos usuarios. Así que también nos cabe la duda si este hombre es bastante ingenuo o demasiado vivo” se preguntó Aguirre.

También aclaró que no se trata de un caso aislado, como tampoco lo es la forma en que fue perseguido: “no es solamente el médico, hay ramificaciones en 10 provincias argentinas. Ha habido una enorme cantidad de contenidos de este tipo. Me ha pasado de atender en el estudio a gente que también le llegó una denuncia que fue motivo de allanamientos y secuestro de dispositivos por haber compartido una sola imagen que había recibido por internet. Así que estos mecanismos están activados para que en cualquier lugar salten y se pueda descubrir a quienes están involucrados con transacciones de contenido pornográfico infantil”.

También aclaró que estas situaciones no suelen morir en la circulación de imágenes, sino que abren la puerta para la prostitución infantil. “Esto da lugar a otras cuestiones. Lo que hoy se está viendo es simplemente la producción y distribución de estas imágenes, pero puede ser algo mucho más grave.Esto es la punta del iceberg, muchas veces termina en el abuso de chicos” concluyó Aguirre.

promoción

Nuestros temas