Redacción Canal Abierto | El Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias y el Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición de la ONU presentaron un informe al gobierno argentino en el que expresaron su preocupación por los proyectos oficiales de convertir en una “Reserva ambiental de la Defensa” a la guarnición militar de Campo de Mayo.

En el informe objetaron la falta de consulta a las víctimas y remarcaron su inquietud por las posibles violaciones de las normas del derecho internacional de estos proyectos. También  instaron al Gobierno argentino a que “adopte todas las medidas necesarias para proteger el derecho de las víctimas de crímenes de lesa humanidad”, así como “el derecho a obtener garantías de no repetición, tales como la preservación de los sitios de memoria histórica sobre el terrorismo de Estado”.

El punto más importante a remarcar es que “las informaciones recibidas son suficientemente fiables para indicar que existe un asunto que justificaría una atención inmediata».

En el predio funcionaron cuatro cuevas de torturas y exterminio, una maternidad para robar y secuestrar hijos de mujeres presas, un aeropuerto del que partieron los “vuelos de la muerte”. Hoy es la Unidad Penitenciaria 34 donde están alojados varios represores. Se calcula que por allí pasaron más de 5.000 detenidos desaparecidos, de los cuales menos de cien lograron sobrevivir.

Aún hay 17 juicios pendientes por los crímenes de lesa humanidad cometidos en este centro clandestino y el 60% del predio no ha sido explorado. Decenas de bebés –hoy hombres y mujeres- nacidos allí durante el cautiverio de sus madres todavía viven con una identidad falsa.

El informe de Naciones Unidas fue difundido por Abuelas de Plaza de Mayo. “El predio podría tener un gran valor probatorio en el contexto de las investigaciones presentes y futuras, acercarnos a una idea de lo que pasó con nuestros familiares”, señalaron.

El proyecto de Reserva Natural elevado por el Gobierno no informa las medidas de protección a tomar –si es que las hay- para resguardar el lugar como sitio de memoria del terrorismo de Estado en Argentina. “Consideramos que el Gobierno nacional avanza de manera inconsulta con un proyecto que entorpece la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia, y advertimos que seguiremos luchando hasta que nuestros reclamos sean atendidos”, expresaron las Abuelas.

También te puede interesar: El Campito, la reserva natural del espanto

En noviembre del año pasado, sin enviar un proyecto de ley al Congreso, el Presidente resolvió por decreto la creación de la reserva natural. La medida había sido anunciada en marzo durante la apertura de sesiones legislativas y recibió fuertes críticas de los organismos de derechos humanos.

En el predio, acompañado por los ministros de Defensa, Oscar Aguad, y de Medio Ambiente, Sergio Bergman, Macri difundió su particular manera entender el significado de este espacio: “Es una mancha verde, un área verde donde ahora se podrá tomar un mate, pasar un día en familia o hacer deportes. A esta reserva vamos a forestarla con los árboles nativos”.

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas