Redacción Canal Abierto | “Para garantizar que todas las escuelas tengan un buen mantenimiento y que no dependa de la buena onda de la cooperadora, la Ciudad asume responsabilidades que antes no tomaba. Hoy, todas tienen una empresa de mantenimiento a la cual acuden cada vez que se les quema una bombita de luz. Tenemos 820 edificios escolares y lo que ha sucedido es que el gobierno ha asumido gastos y responsabilidades que antes tenían las cooperadoras. Eso es lo que cambió, no es que se da menos plata a las escuelas. Lo importante es cuánto le llega al chico”.

Estas fueron las declaraciones de Horacio Rodríguez Larreta al ser consultado por el recorte en el Fondo Único Descentralizado de Escuelas (FUDE), días previos a las PASO 2019.

La realidad difiere mucho de los dichos del jefe de Gobierno porteño y los padres y madres que conforman las cooperadoras salieron a desmentirlo. Los aportes que el gobierno debe hacer a través del FUDE cayeron de $104 millones en 2017 a $89 millones en 2018 en términos nominales, cifra que en 2019 no fue depositada. Esto significa una caída nominal del 14%, pero con la inflación actual cercana al 50%, la baja es brutal. En promedio, las escuelas reciben alrededor de $112 por alumno, por año.

La cooperadora de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas “Sofía Esther Broquen de Spangenberg”, apodada popularmente “Lengüitas”, emitió un comunicado donde informó la situación económica de esta institución educativa.

“Las palabras de Rodríguez Larreta son una falta de respeto para las madres y padres que trabajamos diariamente en las cooperadoras de esta ciudad. El FUDE no alcanza (es de apenas $100 por niña/o al año) y la cooperadora debe hacer frente a las necesidades de la escuela con fondos propios de las familias, equivalentes a 7 veces el FUDE recibido. En los hechos, nos encontramos con escuelas semi-gestionadas por las familias tanto económica como administrativamente”.

Otro de los dichos de Larreta que causaron enojo en las cooperadoras fue:Hemos tenido ejemplos, algunos, poquitos, excepcionales posiblemente, que se robaron la plata, y esa escuela no tiene mantenimiento porque los padres no funcionaron bien”.

A lo cual contestaron que los balances de las cooperadoras son auditados y aprobados anualmente por las autoridades de las escuelas y el propio gobierno de la Ciudad a través de la Dirección de Servicios a las Escuelas, que depende de Soledad Acuña –ministra de Educación e Innovación de CABA-, y por ende, de Horacio Rodríguez Larreta.

Cada gasto que supere los $9.000 debe ser contrastado mediante tres presupuestos y el elegido debe decidirse en reunión de la Comisión Directiva con la autoridad escolar presente.

Como manera de apaciguar las aguas, el Ministerio de Educación porteño organizó un concurso que sólo pueden ganarlo cien cooperadoras. Se trata del Fondo Especial Proyectos Escuela-Asociaciones Cooperadoras (FEPEAC). En esta medida competitiva para obtener dinero del Estado para reparar escuelas, las cooperadoras deberán presentar una serie de requisitos que muchas no podrán cumplir para ganar la suma de $100.000 cada una, para todo el año.

“Esto es algo que nos pareció totalmente inconstitucional y hasta un insulto. Son los juegos del hambre. Es competir por la miseria. Pero nosotros vamos a seguir reclamando porque no caímos en la escuela pública, la elegimos y la defendemos”, expresaron desde la cooperadora del “Lengüitas”.

 

Ver y/o descargar documento: Rechazo concurso FEPEAC 2019

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas