Redacción Canal Abierto | Mientras el Congreso sigue negando la ley de aborto legal, seguro y gratuito, hay estudios que demuestran que esta práctica mueve unos $15 mil millones al año en la Argentina, producto de unas 500 mil mujeres que son atendidas por profesionales de la salud en consultorios clandestinos.

Aún más grave, la falta de legislación termina en 105 mil mujeres desangradas en guardias hospitalarias al año: el principal costo de la clandestinidad es la muerte.

Por otro lado, a pesar que desde el año 2015, existe el Protocolo para la Atención Integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo, diseñado por el Ministerio de Salud de la Nación, son sólo 9 las provincias que suscriben a lo dispuesto. Además, presentan muchas dificultades en la provisión del medicamento y la capacitación adecuada de los y las profesionales, quienes muchas veces sufren la persecución judicial por el sólo hecho de cumplir con su deber profesional.

Frente a esta realidad, profesionales de la salud de todo el país lanzaron la campaña “Salvemos miles de vidas”, con la que pretenden informar sobre las consecuencias del aborto y reclamar la aprobación del proyecto estancado en el Congreso.

Canal Abierto entrevistó a una de sus referentes, la ginecóloga y jefa del Programa de Salud Sexual Reproductiva de la provincia de San Luis, Yolanda Bertazzo.

¿Por qué tomaron la decisión de iniciar esta campaña?

– La mayoría somos ginecólogos que permanentemente y a lo largo de nuestros años de servicio estamos en contacto con las mujeres que abortan. Nuestra decisión es empezar una campaña para lograr que el aborto no sea clandestino, que se lleva la vida de miles de mujeres, otras quedan con lesiones gravísimas y como consecuencia de las muertes de estas mujeres también quedan familias destruidas, niños desprotegidos.

La idea fue empezar a hablar, poner nuestra cara al frente de las campañas.

¿En qué consiste?

– Es una campa de información. Y de información certera ya que somos nosotros los que estamos trabajando todo el día con las mujeres. Tratamos de combatir esta desinformación que se crea alrededor del tema que crean algunas personas y que hablan desde el desconocimiento. Hablamos de lo que hacemos todos los días, de estas mujeres que son reales que atendemos a diario.

Nosotros ponemos la cara, pero hay miles de profesionales que están todo el día trabajando para salvar estas vidas.

¿Cómo difunden la información?

– Estamos haciendo una campaña gráfica, con carteles en la vía pública, también difundimos a través de medios radiales y televisivos.

¿Qué extensión tiene la red?

– Hemos abarcado muchas provincias y las principales ciudades: Córdoba, Rosario, Mar del Plata, La Plata, Tucumán. Y estamos tratando de abarcar todo el país.

¿Cuáles son las complicaciones habituales de un aborto clandestino con las que se topan?

– Como los abortos se realizan en lugares que no están preparados, por personas que no están capacitadas, se usan instrumentales hasta sucios, elementos no aptos para el cuerpo humano, entonces lo principal que ocurre son graves infecciones.

Existe una fantasía sobre cuáles son los grupos sociales más propensos a la práctica del aborto…

– Son fantasías, como bien decís. El aborto existió y existirá, por más que le quieran poner sanciones legales o religiosas.

La gran diferencia que existe es económica: las mujeres que tienen dinero acceden a clínicas y corren menos riesgos; pero aquellas que no lo tienen, lo hacen en la más peligrosa clandestinidad. De todos modos, se trata de un universo enorme: no es que sean las más pobres que no tienen información o de una edad determinada. No se salva nadie.

¿Cómo afectó la persecución judicial a médicos que practican la IVE?

– Es terrorífico. El aborto legal en ciertos casos existe en el código penal y no debería ser castigcado ningún profesional que lo practique. El problema es que acá se juegan muchos intereses que no tienen que ver con la salud ni con la justicia.

¿Hay profesionales que no son objetores de conciencia pero que se niegan a practicar un aborto para ahorrarse un problema judicial?

– Hay un amedrentamiento que afecta, y mucho. Estamos armando redes de profesionales para poner el físico y la cara. Día a día estamos sumando gente que se puede acercar a través de www.salvemosmilesdevidas.org

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas