Redacción Canal Abierto | Ecuador continúa viviendo horas agitadas, en lo que es la séptima jornada de paro nacional. Desde que el gobierno de Lenin Moreno definió la quita de subsidios a los combustibles y se disparara el precio del gasoil, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), principal central obrera del país, lanzó huelgas y movilizaciones a las que en los últimos días se sumó la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) quienes movilizaron sobre la capital ecuatoriana forzando el traslado del gobierno a Guayaquil, que oficia por estas horas como capital.

Las calles de Quito se encuentran colmadas de manifestantes, que son brutalmente reprimidos por la policía en lo que es la manifestación más importante hasta el momento.

El programa radial Sobre La Hora dialogó con Esteban Zapata, periodista ecuatoriano que dio un panorama de la situación: “La CONAIE  decidió hacerle frente a la crisis y romper el diálogo con el gobierno de Lenin Moreno y desde el viernes hasta hoy se ha suscitado bastantes marchas hasta llegar a Quito. A la noche tuvimos cadena nacional en la que Lenin saludaba a la Confederación de Nacionalidades Indígenas mientras se atrincheraba en Guayaquil donde ha trasladado la sede política”.

La CONAIE mantenía un buen diálogo con Moreno, merced a enfrentamientos que tuvieron con Rafael Correa, su antecesor. “Para utilizar una frase conocida en Argentina, los unía el espanto a Rafael Correa, con quien tuvieron muchos encuentros beligerantes. Correa tampoco tuvo las mejores palabras hacia el movimiento indígena ecuatoriano. Así es que estaban alineados con Lenin, a pesar de que ya había dado muestras claras de estar alineado con la derecha.  Así que estábamos a la espera de ver qué decía la Confederación”, explico Zapata. Y agregó: “Por suerte rompieron el diálogo porque es la única masa social que puede hacerle peso al gobierno en este momento. El resto de la población está bastante desmovilizada. Pero rompieron el diálogo y han paralizado el país”.

“Acaban de tomar la Asamblea Nacional. Entraron de manera pacífica a las instalaciones de la Asamblea Nacional. La policía les había mostrado banderas blancas, literalmente. Y una vez adentro los están reprimiendo de manera absurda. Justo frente a la Asamblea hay un hospital público bastante grande y ahora están lanzando gases lacrimógenos dentro del hospital”, contó el periodista.

Zapata también palpita la situación que se vive por estas horas en las calles de Quito, en cuanto a la magnitud de la movilización y a la violenta respuesta estatal: “Va a tener una escala muy grande, debido a que el Presidente y todo su gabinete están incitando a una paralización bastante violenta. El Ministro de Defensa ha salido a decir que no salgamos a incitar a los militares porque ellos están preparados para la guerra”.

Una mención especial tiene la actuación de los medios masivos de comunicación, alineados en su casi totalidad con el gobierno. Al respecto, Zapata sostuvo que “los medios de comunicación han levantado su cerco de protección a Lenin Moreno. Una de las manifestaciones fue directamente a los medios de comunicación. Una de las pocas radios de señal abierta de Pichincha, que es la provincia en la que se encuentra Quito, fue allanada por la policía nacional para cortar la transmisión. Hemos acudido al medio y al ver la respuesta de los ciudadanos, han decidido llevarse sólo un CPU, como evidencia de que se está incitando a la violencia desde esa radio. Quieren acallar a las voces opositoras. Esa radio tiene una línea clara a favor de Correa, entonces Lenin Moreno dio la orden de acallar esa radio. La radio ha vuelto a emitir, pero el resto de los medios están totalmente alineados”.

Y agregó: “Siempre se habló de que Rafael Correa tenía el control sobre todos los poderes del Estado. Ahora Lenin Moreno dio una conferencia de prensa para demostrar que está con todos los poderes desde Guayaquil”.

Otro punto que destacó es que no todos los integrantes de la CONAIE llegaron a Quito antes de la fuga de Moreno, por lo que hay expectativa que muchos se dirijan a la que hoy oficia como capital. “Estamos esperando que los compañeros indígenas se movilicen a Guayaquil, los que no han llegado a la sede de Quito se van a manifestar en Guayaquil, que es el bastión de le derecha. Allí Lenin está bastante protegido por quienes además se han llamado quienes serán los futuros presidentes del país, Jaime Nebot y Guillermo Lasso, que representa uno de los grandes bancos del país”, concluyó Zapata.

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas