Redacción Canal Abierto | Tras perder las PASO por amplia diferencia, el Presidente se enojó. Luego dijo haber acusado recibo, y lanzó un paquete de medidas que, en varios casos, apuntaban a ayudar a las empresas. Pero dos meses y medio después y ya con Mauricio Macri de salida, la sangría empresaria no para y sus consecuentes despidos, tampoco.

Luego del domingo electoral del 27 de octubre, no pasó un día sin que se conocieran nuevos y masivos despidos.

  • Lunes: 28: Ni bien comenzó la semana del 28, la empresa de transportes Ersa, en Córdoba, dejó en la calle a 50 choferes del servicio interurbano. La compañía alegó que se debieron al derrumbe de las ventas y la quita de subsidios por parte del Estado.

Por su parte, la alimenticia Arcor –la más grande del sector- despidió a 42 personas de su planta en San Luis como consecuencia, según explicaron sus directivos, de la caída en el consumo.

  • Martes 29: En Misiones, 300 trabajadores se quedaron sin sus empleos en Dass Eldorado, empresa subsidiaria de la multinacional Nike. Desde el sindicato que los nuclea, la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado (UTICRA), adelantaron que hay otros 300 puestos que peligran desde marzo de 2020.
  • Miércoles 30: La multinacional Unilever dejó a 120 personas en la calle cuando cerró la fábrica Arisco, en La Rioja, que produce aderezos y salsas Knorr.

Ese mismo día, el Centro Atómico Bariloche, Río Negro, despidió a 45 empleados que trabajan en una empresa de limpieza para el organismo, cuyo contrato fue rescindido desde octubre.

En Corrientes, el Diario El Litoral desvinculó a cuatro empleados -tres periodistas y un trabajador de los talleres-, y anunció el despido de al menos otros cinco de la empresa Editora Juan Romero S.A. Se trata de uno de los medios gráficos más importantes de la provincia, propiedad de Carlos Romero Feris.

  • Jueves 31: La Compañía General de Fósforos Sud América (José León Suárez, provincia de Buenos Aires), despidió a diez trabajadores alegando “reestructuración” de los costos de producción.

Por su parte, la papelera Ledesma cerró su planta ubicada en la capital de San Luis y despidió a 70 empleados. Desde el sindicato del sindicato del Papel y Cartón informaron que la empresa jujeña alegó “falta de ventas».

  • Viernes 1: La fábrica de motos Motomel, también en San Luis, decidió suspender a sus trabajadores de la planta puntana y pagar el 50% de los salarios. La medida se suma a los despidos de otras 60 personas que ya habían efectuado meses atrás.

En la Patagonia, el Parque Eólico Chubut Norte, que Macri había inaugurado en enero, despidió a 900 trabajadores. Genneia, la empresa encargada de la puesta en marcha del proyecto, paralizó sus actividades porque no pudo acceder a financiamiento luego de que comenzaran los controles de cambio.

 

En tanto, Alco-Canale, en Catamarca, debió dar marcha atrás con el despido de 24 trabajadores luego de que el Sindicato de Alimentación presentara un reclamo en la Secretaría de Trabajo y una medida cautelar en la Justicia.

La estatal YPF también despidió 60 operarios del área de Exploración en Comodoro Rivadavia, Chubut, alegando que se trata de una redefinición de objetivos en otras áreas, pero aún no tomó personal nuevo para hacerlo.

 

Ilustración: Marcelo Spotti

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas