Redacción Canal Abierto | La voluntad de los movimientos sociales de unificar a los trabajadores de la economía popular en un sindicato es un hecho: este 21 de diciembre se lanzará la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), organización que nucleará a la CTEP, Somos Barrios de Pie, CCC, La Dignidad y al Frente Popular Darío Santillán, y tendrá a Esteban Castro como secretario general, cargo que ocupa en la más grande de las organizaciones, la CTEP.

Se afianzará de esta manera el pacto de unidad callejera que se prometieron el 7 de agosto de 2016 de Liniers a Plaza de Mayo y desembocó en la sanción de las leyes de emergencia social, regularización de barrios populares y emergencia alimentaria.

Si bien cada uno de los espacios seguirá contando con grados de autonomía, la confluencia promete un aún mayor poder de negociación para un universo reivindicativo que desde hace tiempo viene siendo imposible de ignorar, gobierne quien gobierne.

A partir de la próxima semana, la UTEP englobará un número de afiliados similar a Comercio (más de 400 mil) o ATE (más de 300 mil). Sin embargo, hay quienes calculan en 5 millones la cantidad de personas que en Argentina subsisten gracias a la economía popular, en sus distintas ramas de actividades: desde cartoneros y recicladores urbanos, campesinos, artesanos, vendedores ambulantes, feriantes, trabajadores de programas sociales, motoqueros, cooperativistas, microemprendedores y hasta obreros de empresas recuperadas.

Se trata de un universo enorme e insoslayable, con reivindicaciones y necesidades urgentes con un arrastre de larga data. “El desarrollo de las fuerzas productivas ha alcanzado niveles de concentración y tecnificación que impiden dar una respuesta laboral de tipo tradicional para todos, por eso la exclusión de una gran masa de trabajadores viene en aumento en Argentina y en todo el mundo”, plantea en esta entrevista con Canal Abierto el dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Nicolás Caropresi.

Desde un punto de vista histórico, y aunque con distintas fechas de nacimiento -por ejemplo, la CCC en 1994 y la CTEP en 2011-, es imposible deslindar el surgimiento de estas organizaciones sociales de la crisis y estallido social de 2001.

“Hasta el 2015, el kirchnerismo no logró entender del todo cuál era nuestra mirada sobre la economía popular. De hecho, llegamos al 9 de diciembre de 2015 con Carlos Tomada (ministro de Trabajo entre 2003 y 2015) firmando la personería social gremial de la CTEP que después Jorge Triaca (ministro de Trabajo entre 2015 y 2018) terminaría aprobando y publicando en el boletín oficial”, cuenta Caropresi. “En 2016, viendo por dónde se iba a encaminar el macrismo, empezamos a caminar la unidad de los que luego conformamos el tridente Cayetano. Fueron cuatro años en que nos ganamos un lugar pensando, trabajando y resignificando las actividades, pero también poniendo el cuerpo”.

Luego de las elecciones y la salida de Macri días atrás, el referente del MTE reivindica: “fuimos parte del esfuerzo por derrotar al macrismo y sus políticas, somos parte de esta victoria”.

Hoy, a poco más de una semana de la llegada de Alberto Fernández a Casa Rosada, el dirigente social señala el lugar destacado que ocupara el sector en el discurso de asunción del flamante Presidente: “habló de economía popular, no de economía social ni de precarizados, y eso ya es un buen síntoma. Por otro lado, el hecho de que el Gobierno incorpore cuadros militantes y técnicos a la gestión posibilita la realización de las pocas o muchas políticas en curso”.

“Todos los que éramos oposición de Macri, de alguna manera, nos sentimos parte de este Gobierno. Esto no quiere decir que dejemos de reconocer los problemas que existen, y que no son responsabilidad exclusiva de lo hecho en los últimos cuatro años”, señala.

En esta entrevista, Nicolás Caropresi habla del lanzamiento de la UTEP, el rol de la economía popular, las políticas distributivas y las expectativas respecto del próximo Gobierno, entre otras cosas.

UTEP

“Es importantísimo que las mayores organizaciones sociales del país conformemos una herramienta de carácter gremial para disputar las políticas públicas para el sector”.

Ni economía social ni precarizados, economía popular

“Que en su discurso de asunción, Alberto Fernández haya mencionado al sector con nombre y apellido, economía popular, ya es un buen síntoma”.

Distribución

“Es contra el poder económico concentrado en la Argentina con el que tenemos que discutir, con o sin apoyo del Gobierno. Cuando hablamos de políticas públicas para el fortalecimiento de la economía popular, significa sacarles a unos para darle a otros”.

“Si nos relajamos porque gobierna alguien que tiene un discurso que nos esperanza, va a ser difícil encarar la discusión con los sectores concentrados”.

Derechos

“Nuestros compañeros ya tienen laburo -el que sale a cartonear, a vender en la vía pública o el que limpia la zanja en un barrio-, el problema es que no alcanzan a un salario mínimo, vital y móvil”.

“No tenemos vergüenza en decirlo: el Estado tiene que subsidiar a la economía popular, como sucede con otros sectores vía políticas industriales o exenciones impositivas”.

“Hay quienes dicen que la economía popular no es productiva, y tienen razón en términos de que no produce una renta excepcional que es apropiada como plusvalía. Pero nosotros reivindicamos el valor social de quien -por ejemplo- vende un agua a precio popular en el tren, o de la compañera que trabaja en un comedor y alimenta a los pibes y evita que estén en la esquina metiéndose “magia” en la cabeza. Yo reivindico una frase con la que hace poco tiempo atacaron a Juan Grabois, porque es cierto que es mucho más fácil salir de caño o vender droga que cartonear y encima bancarte que te repriman o te maltraten. Esos compañeros necesitan reconocimiento, y es buenísimo que un Presidente lo haga”.

El campo concentrado y los pequeños productores

“Cuando Juan Grabois habló de reforma agraria se armó un lio bárbaro, pero es cierto que la distribución de la tierra en Argentina hoy explica que el kilo de carne o el litro de leche estén en el precio que están. Es necesaria una discusión de fondo sobre el tema”.

 

Entrevista: Diego Leonoff (@leonoffdiego

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas