Redacción Canal Abierto | En una conferencia de prensa en el Hotel Quagliaro de ATE en Buenos Aires, Evo Morales y Luis Arce -candidato a presidente- presentaron formalmente el binomio del Movimiento Al Socialismo (MAS) para las elecciones del 3 de mayo en el Estado Plurinacional de Bolivia.

“Es una dupla para recuperar la democracia y continuar la revolución política y cultural, y con el desarrollo económico”, destacó el líder cocalero que ejerció la primera magistratura hasta el golpe de Estado cívico militar del pasado 10 de noviembre.

Quienes conocen el escenario político y electoral boliviano reconocen que el binomio encabezado por Arce y secundado por David Choquehuanca cumple todas las expectativas de una fórmula de consenso: una figura que interpelara a las clases medias urbanas, y otra que contentase al voto indígena-campesino-originario. Se trata de dos ex ministros de Evo, las autoridades con más años a su lado y, posiblemente, las de mejor imagen.


El líder del MAS exiliado en Argentina desde el 12 de diciembre, tras una breve estadía en México, señaló: “el caso bolivano es especial, porque en poco tiempo, y con Luis Arce como ministro de Economía, los movimientos sociales e indígenas demostramos que Bolivia tiene mucho futuro, mucha esperanza”.

También te puede interesar: Bolivia: El MAS tiene fórmula presidencial

A su vez, recordó que en los 14 años que ejerció la presidencia “gobernamos sin el Fondo Monetario Internacional y sin el sistema capitalista con soberanía económico, social y política”.

“El sistema capitalista no quiere rivales, por eso, como gobiernos de América Latina debemos independizarnos, liberarnos”, lanzó Morales.

A continuación, Luis Arce también hizo énfasis en los éxitos económicos y sociales durante su gestión: “cuando llegamos Bolivia era el país más pobre, con mayor mortalidad infantil, había un elevado índice de deserción escolar, el salario más bajo de la región, muchos emigraban. Con la elaboración de un modelo económico propio, armamos las bases del modelo económico, social y productivo que llevó a Bolivia a donde está hoy, con seis años de crecimiento con tasas más altas que el resto de los países de la región, reduciendo la pobreza, con un modelo redistributivo del ingreso, la fuerte disminución de la brecha entre los ricos y los pobres”.

Luego de numerar los logros del gobierno de Evo Morales, Arce advirtió: “Todo está en riesgo con el gobierno de Áñez y la política neoliberal que se está implementando en Bolivia”.

Respaldo del sindicalismo argentino

Minutos antes de la conferencia con los medios, Evo Morales mantuvo un encuentro a puertas cerradas con las conducciones de la CTA-Autónoma, ATE y Unidad Popular (UP).

“Estamos muy contentos que nos acompañen en esta dura lucha para recuperar nuestra democracia y el proceso de cambio”, aseguró el líder boliviano a los dirigentes argentinos.

En la vereda de enfrente

Los aspirantes de la derecha vernácula no logran pactar un candidato de concordancia y varios son los aspirantes, con furibundas acusaciones cruzadas.

Un catalizador del arco derechista en Bolivia es la actual presidenta de facto, Jeanine Añez, quien con puño de hierro, represión, encarcelamiento y miedo ha logrado superar el 10 por ciento en las encuestas. Si bien días atrás había asegurado no participaría en este llamado a elecciones, en las últimas horas confirmó una candidatura que ya provocó un terremoto entre el golpismo: a las primeras críticas internas y renuncia de la ministra Comunicación, Roxana Lizárraga, le siguió la salida de otros funcionarios. De inmediato, y en un intento por dar una muestra de poder, Áñez salió a pedir la renuncia de todos sus ministros

Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, quien obtuvo el segundo lugar en las elecciones del 20 octubre pero que ha optado por un perfil bajo respecto a otros emergentes del quiebre constitucional de noviembre.

De esa emergencia golpista aparecen Luis Fernando Camacho y Marco Pumari, referentes de los Comités Cívicos de Santa Cruz y Potosí, respectivamente, y de las figuras más visibles de la sedición callejera-policial-militar.

Un halcón de la política boliviana y con vínculos aceitados con los Estados Unidos es Jorge Quiroga, quien también se lanzó a las presidenciales de mayo.

También anunciaron que juegan Chi Hyun Chung, pastor evangélico que sorprendió al obtener el 9 por ciento de los votos el 20 de octubre, y el gobernador de La Paz, Félix Patzi, que aspira, aunque sin chances, a captar el voto de las bases aymaras.

Los candidatos del MAS

Héctor Arce Catacora fue ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia desde 2006 hasta mediados de 2017, cuando debió abandonar el cargo afectado por el cáncer y cuyo cargo retomó, tras vencer a la enfermedad, el 23 de enero de 2019 hasta la fecha del golpe. Su gestión ha sido elogiada nacional e internacionalmente, la economía boliviana creció de manera sostenida con una suba anual promedio del Producto Bruto Interno (PBI) del 5 por ciento.

David Choquehuanca fue la cara internacional del proceso de cambio. Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia desde 2006 a 2017. Líder indiscutido de las bases aymaras, y promotor de la cosmovisión de los pueblos originarios.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas