Redacción Canal Abierto | Una medida precautelar de la justicia porteña ordenó al Gobierno de la Ciudad que en 5 días el servicio de agua potable y saneamiento cloacal debe estar garantizado en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires.

Después de 15 días sin agua, de cruces entre autoridades y funcionarios por la situación en la Villa 31 y de la reunión entre el Gobierno de la Ciudad y Aysa, se retomaron obras para la provisión de agua en ese barrio perteneciente a la Comuna 1.

En ese marco, la justicia hizo lugar a un amparo presentado por La Cátedra de Ingeniería Comunitaria – CLIC, el Observatorio del Derecho a la Ciudad, y la CTA – Capital, Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas – IPYPP, entre otros espacios, para que la administración local garantice el suministro.

Aunque el asunto de fondo debe resolverlo la Justicia Federal, el juez Osvaldo Otheguy señaló dispuso la medida para “evitar que eventualmente se torne ilusorio el derecho reclamado”.

El Observatorio del Derecho a la Ciudad explicó que “la justicia reconoce que no hay acceso al agua potable en los barrios populares y que las acciones realizadas por el GCBA son insuficientes: El GCBA destina para cada villa, en promedio, un camión de 7.000 litros de capacidad durante 12 horas que a lo sumo abastece a 140 habitantes por día en barrios cuya población supera las decenas de miles de personas.

En la sentencia se expresa el principio de igualdad en el acceso al agua potable disponiendo como dotación diaria por habitante para los barrios populares la que corresponde al resto de la ciudad, 150 litros diarios.

Te puede interesar: Villa 31 |  Violencia es no tener agua

El Juez Otheguy ordenó al GCBA que en el plazo de (cinco días:

  1. Elabore un Plan de Contingencia ante posibles emergencias sanitarias que incluya un cronograma detallado para cada Barrio Popular con recorridos, fechas y horarios precisos, previamente acordados con la comunidad y adecuadamente difundidos que garantice, a pedido de los habitantes de los Barrios Populares, la entrega de agua a granel para todos los usos en los barrios o sectores de barrios que no cuenten con suministro continuo de agua corriente;
  2. Incremente la entrega de agua a granel paratodos los usos (consumo directo, manipulación de alimentos, higiene personal, higiene del hogar, etc) en los barrios o sectores de barrios que no cuenten con suministro continuo de agua corriente debiendo tener como guía para la dotación por habitante las normativas nacionales e internacionales que establecen las dotaciones de consumo de agua potable con valores entre 150 y 250 litros por habitante por día y las guías de diseño del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) que establecen dotaciones de diseño para los proyectos de agua potable de 150 a 300 litros por habitante día. Estos estándares se indican para determinar una medida, sin perjuicio desde luego de que la demandada puede aportar en forma fundada otros estándares que correspondiesen a la situación a fin de que sean evaluados por el tribunal; y
  3. Elabore e implemente un Protocolo de Actuación para brindar pautas claras de manejo y alerta respecto al agua de consumo a las familias. Deberá incorporar medidas preventivas que las familias deberían adoptar (hervir el agua, incorporarle lavandina, etc.) para reducir el riesgo sanitario. Ello así, hasta que el tribunal competente resuelva la procedencia de la medida cautelar solicitada.

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas