Redacción Canal Abierto |  Trabajadores y trabajadoras despedidos durante el macrismo de la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” SA (FAdeA SA), ubicada en Córdoba, continúan exigiendo su reincorporación a las nuevas autoridades de la empresa dependiente del Ministerio de Defensa de la Nación.

Son 300 personas que fueron desvinculadas de la fábrica durante el gobierno anterior. En el marco de la campaña electoral del año pasado, tuvieron diálogo con el Frente de Todos cuyos candidatos se comprometieron a reincorporarlos de ser la fuerza que sucediera a Cambiemos en la Casa Rosada. Sin embargo, el arribo de Mirta Iriondo a la presidencia de FADeA no trajo las buenas nuevas que los cesanteados aguardaban.

El 4 de febrero de este año la Asociación Trabajadores del Estado presentó un listado de despedidos para empezar las negociaciones por su reincorporación. Una de las condiciones que puso Iriondo -ingeniera, ex decana de la Facultad de Matemática de la Universidad Nacional de Córdoba-, es que se tratara de despedidos sin causa, ya que el macrismo utilizó otros modos para deshacerse de algunos empleados, como retiros voluntarios o presentar causas poco claras para echar gente. El diálogo se inició luego de distintas actividades que llegaron al corte de la Ruta 20, el 2 de febrero. Sin embargo, tras la entrega de ese litado, no hubo respuesta por parte de Iriondo.

Con el anuncio del aislamiento preventivo social y obligatorio dispuesto por el ejecutivo nacional, Iriondo planteó que se paraba la fábrica y suspendía las negociaciones hasta que se avizorara una reanudación.

La paciencia de los trabajadores se colmó, aún más, tras conocerse la incorporación de tres personas en cargos dirigenciales. Se trata de Tamara Gerde, ex vicedirectora de Fabricaciones Militares y CEO de la empresa del Grupo Roggio Taym S.A, quien desde el 14 de febrero  es Coordinadora de Seguridad e Higiene de la Ffábrica con un sueldo de 150.000 pesos; y de Mariano Mariño, ex CEO de FlyBondi Córdoba, quien desde el 11 de mayo cobra 220.000 pesos por su cargo como Jefe de División de Mantenimiento Militar. A esto se suma la renovación del contrato de Silvia Acuña, Gerenta de Recursos Humanos nombrada en 2018 por el macrismo, quien seguirá cobrando 220.000 pesos.

Los contratos de Mariño y Acuña fueron firmados en plena pandemia, al tiempo que esa misma emergencia sanitaria se esgrimía como excusa para mantener congeladas las negociaciones.

“La directora de Fadea salió a cruzarnos desde Cadena 3, un medio hegemónico de Córdoba, hablando de perfiles, eficiencia, mercado y optimización de recursos. El mismo léxico de Cambiemos. O peor, porque ya sabemos lo que son los CEOs macristas. Pero Mirta Irionado supuestamente viene del campo nacional y popular. Fue cuarta candidata a diputada por el Frente de Todos en Córdoba. Y su discurso es netamente de gerente privado, hablando de los compañeros como si fueran números o recurso”, planteó Federico Giuliani, secretario General de ATE Córdoba, en diálogo con Canal Abierto.

“La directora de la fábrica se está comportando como una gerenta del macrismo, porque salió a respondernos a nosotros diciendo que, no solamente no teníamos el perfil, sino que esto es una sociedad anónima y que tenía que facturar, en términos noeliberales, cuando se trata de una empresa estatal”, agregó, también ante este portal, Eva Cáceres, delegada de ATE en la fábrica e integrante de la Comisión de Despedidos de FADeA de la Era Macri.

El macrismo decía que la fábrica estaba llena de ñoquis de La Cámpora. Nosotros no somos ñoquis de La Cámpora, somos trabajadores. Pero bajo esa excusa despidió, dio retiro voluntarios bastante forzados y jubilaciones anticipadas. Despidió cerca de 100 trabajadores monotributistas. Tiene como 200 monotributistas y dos ó tres empresas que pertenecen a Solís, que fue uno de lo vicepresidentes de FADeA que tuvo que dejar el cargo porque era proveedor de la fábrica, estaba de los dos lados del mostrador. No fueron más eficientes, no ahorraron un peso, porque las personas que ellos ingresaron lo hicieron con salarios de entre 100.000 y 150.000 pesos, mientras que, cuando fui despedida de la fábrica, yo ganaba 25.000 pesos con 7 años de antigüedad.

No ganábamos sueldos exorbitantes, pero nos reemplazaron por militantes y simpatizantes del PRO de Córdoba con salarios que triplican los nuestros. Y Mirta Iriondo sigue con esa misma política porque este CEO de FlyBondi entra con un salario de bolsillo de 180.000 pesos”, plateó Cáceres.

“En este contexto, nosotros entendemos que si hay reactivación, tiene que ser con estos trabajadores despedidos, que son mano de obra calificada –la mayoría son técnicos aeronáuticos con 15, 20 ó 25 años de antigüedad y en los que el Estado invirtió muchísimos recursos en capacitación y formación- y que de golpe quedaron en la calle. Te diría que el 95% aún hoy está sin un trabajo fijo. Hablamos de compañeros y compañeras de una franja etaria por encima de los 40, más cercana a los 50. Además el mercado laboral al que ellos podrían acceder es muy chico, así que la mayoría está fuera del mercado en blanco. Los que han conseguido algún tipo de trabajo es de carácter informal. Algunos otros armaron algún emprendimiento propio que en el marco de la crisis brutal que hay en Argentina la mayoría lo perdió y hoy están bajo una situación desesperante porque quedan fuera de toda la ayuda social del gobierno, porque no son pobres de toda pobreza, pero tampoco son una pyme, por lo que no entran ni en la IFE ni en los ATP. Están subsistiendo como pueden. Sería un gran gesto político del Gobierno Nacional y de la presidenta de Fadea de volver a entablar la mesa de negociación. No somos ingenuos y sabemos que de ese listado que nos pidieron no entrarían los 100, pero una tanda sería importante para volver a avivar el fuego de que la pelea nos permite oxigenar esta situación tan desesperante que se está viviendo”, sostuvo Giuliani.

Te puede interesar: Despedidos de FADeA presentaron un proyecto para trabajar, ad honorem, en la producción de insumos para médicos para combatir el coronavirus

Y concluyó: “a fines de 2015 había 1700 trabajadores y trabajadoras y entre despidos, jubilaciones y retiros voluntarios que después no fueron cubiertos, quedaron 890. Esto demuestra la política de desguace de Macri con la fábrica, que es la única en su tipo en Latinoamérica de carácter estatal. En ese sentido entendemos que es necesaria la reactivación urgente de FADeA para la producción de defensa de la soberanía nacional. FADeA es la madre de todas las industrias nacionales, fue creada en 1927”.

 

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas