Redacción Canal Abierto | Este Día de la Independencia en Santa Fe se verá atravesado por la actualidad nacional más que por la celebración histórica. Trabajadores aceiteros y un amplio abanico de organizaciones sindicales y sociales nucleadas en la Multisectorial Rosario se movilizan esta mañana en defensa de las fuentes laborales en riesgo de la empresa Vicentin. Por la tarde también marcharán en la ciudad santafesina de Reconquista. La manifestación es en apoyo a la estrategia del Gobierno Nacional hacia la expropiación del gigante agropecuario.

La convocatoria fue realizada para partir a las 10 desde la casa de la Gobernación, en Plaza San Martín, con una caravana, ruidazo y banderazo. El recorrido dará una vuelta por la ciudad, pasando por Terminal Puerto Rosario (TPR) -la empresa propiedad de Sergio Nerdelli, CEO de Vicentin- y finalizará con un acto respetando el distanciamiento social en el Monumento a la Bandera.

En Reconquista, la columna partirá a las 15:30 del Parque Sur y llegará hasta la sucursal local del Banco Nación.

La acción es “en apoyo a la lucha que están llevando adelante los compañeros de Vicentin por la defensa de los puestos de trabajo y para ratificar la posición de la Federación Aceitera (FTCIODyARA) en acompañamiento a la intervención y expropiación de la empresa” explica Marco Pozzi, del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario (SOEAR) en la compañía Cargill de la localidad de Villa Gobernador Galvez.

Los distintos sindicatos advierten desde hace tiempo sobre la importancia del funcionamiento pleno de compañía de granos por tratarse de una compañía estratégica que determina las condiciones de vida de los trabajadores de la fábrica, de la región y de toda la provincia.

“Desde que asumió Macri la familia Vicentin empezó con despidos, cerca de 60 en Avellaneda, con tercerizaciones, degradando las condiciones de laburo de los compañeros dentro de la fábrica, retiros voluntarios presionados, también hemos tenido lucha por los salarios” cuenta a Canal Abierto el delegado aceitero.

“Al tiempo que Vicentin se hace con los préstamos del Banco Nación -a partir de que Macri pierde las PASO-, a nosotros nos dejaron de pagar con regularidad y nos echaron compañeros de la fábrica, entonces los trabajadores de la planta están muy angustiados porque no saben qué va a pasar si no interviene el Estado, pero sí sabemos lo que va a pasar si interviene una multinacional a las que no les importan las personas” agrega Pozzi.

“No sabemos qué van a hacer con Vicentin Avellaneda –completa el dirigente de SOEAR- que al ser una fábrica que no tiene salida al puerto tiene que tener un movimiento más de mercado interno y, en el caso de que se extranjerice o se la vendan a una multinacional, tenemos miedo que nos termine pasando lo que nos pasó en COFCO, en Valentín Alsina, que era NIDERA pero cuando la compró la multinacional la cerró a los cuatro meses.

Y sobre las marchas en favor de la Vicentin y en contra del Gobierno Nacional, explica: “Es una relación de abuso continuo y, como suele pasar en todas las relaciones de abuso, hay un ejercicio de poder a partir de ciertas situaciones como poner luces en las escuelas, hacer algunas obras, de sostener una economía local a cuenta gotas, y eso contiene el malestar de la gente”.

“Igualmente Reconquista y Avellaneda tienen una historia de lucha bastante interesante, hay un sector de la población que apoya que se limpie todo esto, contrario al sector que rechaza la intervención que tiene que ver más con los espacios políticos: en las caravanas es muy poca la gente de a pie que va a manifestarse a favor de Vicentin, tiene más que ver con un apoyo político encabezado por gente de Cambiemos, del PRO y de la UCR”, amplía.  

Te puede interesar: Vicentin, el nuevo nombre de la grieta | A un mes del anuncio de intervención, Canal Abierto presenta un audioinforme con voces de Claudio Lozano, el diputado provincial Carlos del Frade y el ex director de Federación Agraria Pedro Peretti.

La Multisectorial Rosario se conformó durante el gobierno anterior para luchar contra los tarifazos y el ajuste del macrismo. Está integrada por gremios, asambleas ciudadanas, organizaciones sociales, culturales y políticas, entre las que se encuentran las delegaciones rosarinas de la CTA-Autónoma, sindicatos de la CGT como Camioneros y Barrido y Limpieza; Municipales, Bancaria, AMSAFE-Rosario, SIPRUS, y movimientos populares como la CCC y el FOL, junto a vecinos y familias de la región.

 

“Buscamos llevar a la calle a la gente que apoya la intervención y la expropiación porque hasta ahora los únicos que se han manifestado de esa manera son los de la derecha y nosotros necesitamos no perder la calle, que es donde los trabajadores nos hacemos notar y visibilizamos  nuestros pensamientos y necesidades” resalta el delegado aceitero Marco Pozzi.

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas