Redacción Canal Abierto | Nuestro país tiene uno de los más altos índices de concentración urbana a nivel mundial. Ocho grandes urbes concentran cerca del 50% de la población argentina y sólo una de ellas, el Área Metropolitana de Buenos Aires, aglomera al 32% de la población total.

Con el foco en esta problemática, se realizó el Foro Nacional de Tierra, Población y Desarrollo Local, organizado por la Mesa de Encuentro por el Trabajo y la Vida Digna, el movimiento  Marcha al Campo y la Universidad Nacional de Lanús, para discutir la elaboración de un proyecto de ley que bregue por un país más justo e integrado.

Participaron también del Foro los ministros nacionales Gabriel Katopodis, María Eugenia Bielsa, Luis Basterra y Daniel Arroyo; legisladores nacionales y provinciales; referentes de las organizaciones populares como Rubén Pascolini, Enrique Martinez, Raul Druetta, Mariano Pinedo, Marta Arriola, Esteban Gringo Castro, Juan Manuel Rossi, Rubén Fama; y autoridades sindical como Ricardo Peidró, de CTA Autónoma), Ana Cubillas, Secretaria General del Sindicato Único de Trabajadores  Rurales de Misiones, y Luis Cáceres Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina.

Para dar comienzo a la actividad, Pablo Narvaja, de Mesa de Encuentro por el Trabajo y la Vida Digna, expresó: “Este es el inicio de un proceso que busca la convergencia de miradas sobre la necesidad de repoblar nuestro país, de generar trabajo en el interior y mejorar la calidad de vida de las personas. Por eso creemos que es necesaria la articulación y el trabajo conjunto y generar el debate para lograr políticas consensuadas”.

Por parte del Ministerio de Desarrollo Social, que es el que tiene más estructura territorial en el país para llevar adelante cualquier plan de esta escala, habló su representante, Daniel Arroyo. En su intervención manifestó su apoyo a la iniciativa de Marcha al Campo, al proyecto de ley y a todas las iniciativas que tengan que ver con repoblar en parte la Argentina y rearmar un esquema que –según él- está bien complicado.

También te puede interesar: La marcha al campo

“Si uno agarra un mapa de Argentina, el conurbano bonaerense y la Ciudad de Buenos Aires es un puntito, es el 1% del territorio y ahí vivimos 17 millones de argentinos. Está claro que hay un problema de concentración, un problema fuerte de estructura de desarrollo local, y una necesidad de fomentar no sólo el campo, las actividades vinculadas a localidades más pequeñas, sino también las ciudades intermedias”, explicó Arroyo.

En este sentido, propuso: además de fortalecer lo productivo, generar servicios de salud y educación; pensar la Marcha al Campo en términos estructurales, profundos de un reordenamiento territorial; idear políticas de acuerdo a cada realidad territorial, a cada municipio, a cada barrio; generar iniciativas para las localidades de menos de 2.000 habitantes, iniciativas que tengan que ver con la provisión de máquinas, herramientas, insumos, fondos para provincias y municipios, un registro de la economía social que va a apoyar también a las actividades rurales, a los pequeños emprendedores.

Además, explicó: “La salida es el trabajo. Hoy la política social es 90% asistencia alimentaria y 10% trabajo. Esa es la foto de hoy. Nosotros aspiramos a que a fin de año sea 50-50 y que el año que viene el eje central sea el trabajo. Queremos un sistema que establezca un ingreso de base para una parte importante de la población que se vincule con el trabajo, con la capacitación en oficios y con completar la escuela secundaria”.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, remarcó: “Es fundamental que articulemos los elementos que hacen a que alguien pueda tener la perspectiva de progreso y desarrollo en el lugar donde ha elegido para vivir”. En esa línea planteó dos conceptos transversales a ese propósito: equidad social y equidad territorial.

Las posibilidades de acceso a producir de manera sustentable, en términos ambientales pero también en términos socioproductivos enmarcan la equidad social. Mientras, que un actor socioproductivo tenga las mismas oportunidades en cualquier lugar de la República Argentina, habla de equidad territorial.

“Es imposible imaginarse que los procesos de desarrollo se den sin el acompañamiento del Estado. A su vez, es imprescindible que las viviendas rurales tengan la posibilidad de ser hogares para quienes deciden producir en medio del campo”, señaló Basterra.

En tanto, la titular del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, destacó que muchas de las políticas implementadas hasta el momento surgieron de espacios de intercambio entre el Estado y las organizaciones del campo popular.

Asimismo, comentó: “En materia de urbanidad, el 90% de los casos detectados de COVID-19 se han dado en los grandes aglomerados urbanos y en las ciudades de mayor dimensión. Esto nos hace pensar la naturaleza, el hacinamiento, el territorio. Todo está hablándonos de un cambio de paradigma y de la necesidad de que esto que venimos de alguna manera pensando y soñando desde algún tiempo hoy se convierte en un imperativo”.

Y agregó: “Las dos medidas más trascendentes que nosotros podemos darnos en los tiempos que vienen, donde la solidaridad tiene que primar sobre cualquier otro valor, es pensar que todos tenemos derecho a desarrollarnos en el lugar en donde hemos nacido y tener las mismas oportunidades. Es repensar el país a la inversa. En ese sentido hemos avanzado en dos temas fundamentales: un plan nacional de suelo, que no es otra cosa que la promoción de un banco de suelo urbanizado, la semilla de la vivienda, del hogar y del arraigo. Estamos trabajando en una ley de ordenamiento territorial que de alguna manera reconozca todas estas particularidades de las regiones; y una serie de programas que están transversalizados en todas las líneas del Ministerio”.

A su turno, Gabriel Katopodis, ministro de Obras Públicas, expresó sus preocupaciones sobre la post pandemia y dijo: “Desde nuestra fuerza política no le vamos a pedir a la sociedad solamente aguantar, el peronismo nunca pide sacrificios, el peronismo es promesa concreta, realizable. Por eso este tipo de encuentros y toda la tarea que se viene haciendo tienen que ver con poder generar un mensaje de fuerte esperanza y convicción de cómo va a ser la decisión y la política que permita construir una Argentina más igualitaria y mucho más justa de la que tenemos”.

En representación de las organizaciones sociales, el líder de la UTEP, Esteban “Gringo” Castro celebró el espacio de debate entre las representaciones del Estado y las organizaciones populares. Y sostuvo: “Necesitamos una estrategia de puesta en marcha de un país federal, con una nueva distribución poblacional y ese es un gran desafío. Este encuentro nos permite la profundización del debate con hechos concretos. Tenemos que empezar a discutir sobre la tierra que pertenece al Estado, que se puede brindar como comodato y al mismo tiempo se puedan generar condiciones para que los productores puedan pagar créditos blandos para pagar tierra propia y producir en ella”.

La representación sindical estuvo a cargo del secretario general de la CTA Autónoma, Ricardo Peidro, quien destacó: “Hay que terminar con este círculo vicioso que es la financiarización de la economía que provoca la desigualdad, la precarización laboral y una concentración demográfica que lleva a cuestionar derechos humanos básicos como lo son la salud, la educación, la cultura”.

Y finalizó: “Desde los sectores populares tenemos que enfrentar esto con iniciativas sociales, públicas y estatales para terminar con el deterioro de la calidad de vida de las mayorías. La construcción de un millón de chacras para garantizar la soberanía alimentaria, para tecnificación del campo planificada y para una verdadera alimentación sana, que inclusive se pueda fundamentar en la exportación, son cuestiones que hace unos años parecían una utopía y hoy son una realidad concreta”.

También te puede interesar: “La mayor contribución que podemos hacer es a la unidad nacional” | Entrevista a Pablo Narvaja

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas