Redacción Canal Abierto | A través de Zoom, la legisladora porteña Laura Velazco presentó el Proyecto de Ley Bety a las secretarías de Géneros y Formación de la CTA-A Capital, el cual propone la creación de la figura de Promotora Barrial de Género y Diversidad.

La Central es parte, junto a otras organizaciones, del reclamo histórico por el reconocimiento salarial e institucional de las promotoras contra las violencias de género, quienes con su trabajo acompañan en el acceso a derechos a mujeres y disidencias. Es por esto que convocaron a Velazco para que informara los alcances del proyecto de ley presentado el pasado viernes en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

El encuentro organizado por las secretarías de Género y Formación de la CTA-A Capital y la casa Ñande Roga, comenzó con la exposición de un video de la Agencia CTA (ACTA) que contaba con las palabras de apertura de la conferencia de prensa en Palpalá para denunciar en Jujuy el femicidio de Iara, una joven de 16 años, y la desaparición de dos mujeres en los últimos días.

También te puede interesar: “Las mujeres en Jujuy tenemos más chances de morir por violencia machista que por COVID”

El contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio, puso en relieve las desigualdades que se viven en los barrios populares, perjudicando aún más a quienes están atravesando situaciones de violencias. De allí la importancia de las redes de sostén y atención de estas problemáticas en los territorios.

A su turno, la titular de la secretaría de Géneros Clarisa Gambera, expresó: “Queremos agradecerle a Laura la posibilidad de hacer esta presentación. Estuvimos con ella acompañando la presentación en la Legislatura. Nosotras estamos en un proceso de formación de Promotoras Territoriales contra la Violencia de Género, agregando una instancia de jerarquizar algo que ya venían haciendo muchas de nuestras compañeras, generando un espacio, que es Ñande Roga, que opera de referencia y de red para articular a todas esas compañeras que vienen trabajando desde sus organizaciones de base”.

Y agregó: “Nos comprometimos con Laura a impulsar y sumarnos a este proyecto. Eso que hacen las trabajadoras comunitarias tiene que ser reconocido como trabajo y este proyecto es un paso más hacia ese reconocimiento.”

Este proyecto se enmarca en la Ley 26.743 de Identidad de Género, y en su artículo 2, dice: “Se entiende por Promotor/a Territorial de Géneros y Diversidad, a la persona de la comunidad que se forme para promover los derechos de las mujeres y personas LGBTI+, así como la participación y organización popular desde la perspectiva de género y derechos humanos; que difunde los programas para la prevención, asistencia y erradicación de todas las formas de violencia por motivos de género; que promueve los derechos sexuales reproductivos y no reproductivos, la Igualdad de Derechos, Trato y Oportunidades; y que fomente acciones y proyectos para erradicar la violencia machista”.

Por su parte, Velazco destacó: “Aún siendo la primera oposición, en esta Legislatura se hace muy difícil presentar un proyecto y llevarlo a la realidad. Presentamos proyectos relacionados con la urbanización, falta de servicios básicos, fortalecimiento de la economía popular, de comedores comunitarios por la multiplicación de la demanda, del reconocimiento económico a las compañeras que sostienen los espacios comunitarios y en el mismo sentido a las promotoras de salud y políticas de género que dimos a llamar Ley Bety”.

El proyecto con su nombre homenajea a una luchadora de los barrios y los feminismos populares: Bety Quispe. Fue referenta de la Villa 1-11-14, coordinadora del Área de Feminismo Popular del movimiento Barrios de Pie, quien falleció en junio tras una operación.

“Bety transitó todo un camino hasta ponerse el pañuelo verde por su condición religiosa. Ella asumió que apropiarse de esta lucha significaba trabajar por que no haya ni un aborto clandestino más, para que no haya barrios con violencia, con más justicia social, donde las mujeres y LGBTT+ tengan sus derechos. Bety era una compañera única, quienes la conocieron lo saben. Pero también sabemos que hay muchísimas Betys en nuestros territorios, así que por ellas queremos este reconocimiento”, añadió Velazco.

Daniela Rodríguez, secretaria de Formación de la Central porteña, y quien también participó en la organización de este encuentro, dijo: “En la Ciudad de Buenos Aires estamos en campaña, recolectamos firmas, hacemos ollas todos los jueves para visibilizar el trabajo comunitario, que no solamente tiene que ver con el tema alimentario, sino que es múltiple la tarea de promoción que se hace en derechos y sobre todo las que se hacen en materia de género”.

También te puede interesar: A tres meses de ollas populares, Larreta sigue sin responder a los reclamos

Por su parte, Amalia Aima, de Villas y Barrios Germán Abdala, agregó: “El trabajo territorial es algo que nos hemos ganado por derecho. Queremos saludar a este proyecto de Ley y acompañarlo. El trabajo de territorio no tiene horario y que no se reconozca es una falta a los derechos que nos hemos ganado”.

 

Fuente: CTA-A Capital

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas