Canal TN. Tipo ocho, ocho y media de la noche. Nicolás Wiñazki entrevista a Sergio Berni acerca del panadero que mató a un chico que intentó robarle. Berni le dice a Wiñazki que el panadero es portador ilegal de arma y que además ya tuvo un procesamiento por lesiones provocadas con arma. A Wiñazki lo ataca un espasmo. Dice, con desolación, una vez finalizada la entrevista: “Y yo que pensaba que Berni iba a defender al panadero, como defendió al jubilado”. Dicho de otro modo: lamenta haber hecho esa entrevista porque el entrevistado dijo algo por completo contrario a lo que él, Wiñazki, cree: el panadero es un justiciero digno de aplauso, como lo fue el jubilado. Y también el ingeniero Santos.

Por alguna razón que ignoro, Wiñazki me trae a la memoria esa provocadora frase de Rainer Maria Rilke: “Si usted piensa que puede vivir sin escribir, no debe escribir”. Palabras que Rodolfo Walsh, en una suerte de mini autobiografía, consideró un chiste idiota que sin embargo lo perturbó.

Entonces, con mi permiso, tergiverso y uso a mi antojo las palabras de Rilke: si usted piensa que puede vivir sin entregarse como un siervo mal pago a la diaria tarea de profesar un estilo de periodismo lacayo, fundado en el oscurantismo y la ausencia de ingenio y perspicacia, no debe hacer periodismo. Si usted piensa que puede ganarse la vida de un modo más decoroso, hágalo.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas