Canal Abierto Radio | Un nuevo informe de la CORREPI detalla la alarmante cifra de gatillo fácil que ocurrió esta última semana, con distintas modalidades pero un denominador común: son muertes extrajudiciales en manos de las fuerzas represivas.

María del Carmen Verdú, abogada y referente de CORREPI, explicó a Canal Abierto Radio que comenzaron a redactar el informe con los casos de Gianfranco Fleita Cardozo (25) en Don Torcuato, golpeado y asesinado por el personal del Centro de Operaciones de Tigre; y Richard Junior Gómez (25) en Monte Grande, que salió al techo de su casa y una vecina policía le disparó tres veces por considerarlo un ladrón peligroso. 

“Cuando nos pusimos a escribir nos dimos cuenta que en el medio tuvimos tres o cuatro casos más, y en total eran uno por día entre el 26 y el 31 de mayo, con lo cual se está comprobando que seguimos con esta frecuencia de una muerte cada 20 horas”, detalló.

Mencionó a Alejandro “Tino” John (62) en Lago Puelo, Chubut: “Era un hombre con problemas psiquiátricos, tuvo un brote, algún vecino se asustó, llamó a la policía y lo mataron de un tiro en la cabeza, a una persona que necesitaba asistencia médica”. Para este operativo mandaron al Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) y mantuvieron a su pareja maniatada. El hombre tenía además nacionalidad estadounidense, por lo que la esta embajada reclama explicaciones.

“El otro caso tuvo un poco más de trascendencia porque además de ser un hecho policial, es un femicidio: un policía de la Guardia de Infantería de la policía provincial mató de un disparo a su mujer de 36 años y después se suicidó, como suelen hacer” en La Banda, Santiago del Estero. Se trata de María José Fernández (36), a quien su marido Rafael Arce Ibáñez le disparó con el arma reglamentaria.

En el barrio de Saavedra, la policía acribilló a Juan Francisco Ghergo (29), “con la versión de Diego Santilli, ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, que habló de tiroteos y fuegos cruzados. Lo cierto es que el tiro este hombre lo tiene en la región escapular derecha, y a mi me enseñaron que la escápula la tenemos en la espalda”.

“Y el último caso y el más tremendo es Victoria, una chiquita de seis años, que dormía tranquilamente en su casa cuando su mamá y su papá, ambos policías de la Ciudad, empezaron a discutir y apareció el arma, se produjo el disparo y la nenita murió antes de llegar al hospital” relató Verdú.

Por otra parte, la abogada relató una serie de argumentos mencionados por Rodolfo Walsh, que utilizan los efectivos a la hora de dar sus versiones sobre los disparos por gatillo fácil: “o te hablan del enfrentamiento, contándote que le quisieron robar o que estaba en peligro su vida o la de un tercero. Y ahí decimos, ¿cómo se explica el tiro en la espalda?”. “La otra es que fue un accidente, y se disparó por error pero también carece de argumento porque todas las armas policiales necesitan una presión de 5 kilos. También que se caen las armas y se disparan solas”, apuntó Verdú..

En la enumeración de estos hechos a nivel nacional para la redacción del informe anual, CORREPI siempre encuentra este tipo de períodos trágicos: “nos damos cuenta después que tuvimos una semana con 10 casos, y en el momento no lo supimos porque la información no llega enseguida”.  Lo mismo sucede en viajes a las provincias, cuando de pronto aparecen denuncias de años anteriores que terminan adhiriéndose al informe que estén redactando en el momento. Esta semana la situación fue diferente, por la gravedad y la trascendencia de algunos de los hechos enumerados.

Escuchá la nota completa:

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico