Canal Abierto Radio | Luego de la retirada de tropas estadounidenses tras 20 años de conflicto, se precipitó el avance talibán en las principales provincias y la posterior caída de Kabul, capital de Afganistán. Las imágenes de éxodo y terror viralizadas por las redes y los medios de comunicación suponen un trágico escenario para los afganos, pero ¿es así?

Néstor Suleiman, profesor de Ciencias Sagradas y Filosofía, integrante del Centro Cultural Argentino-Iraki de Rosario, remarcó la importancia estratégica de este territorio que ha sido “muy codiciado por distintas potencias”. 

“Ya en el Siglo XIX Inglaterra trató de incursionar y de someter al pueblo afgano. En el Siglo XX pretendió hacerlo la otrora Unión Soviética y más tarde, Estados Unidos y la OTAN, tratando de tener hegemonía en ese espacio que es estratégico que prácticamente es el centro de Asia, un espacio de vital importancia para China, lo que tiene que ver con la ruta de la seda”, subrayó.

Por eso, China decidió reconocer el gobierno talibán y Rusia esperará hasta ver el comportamiento de este grupo en el poder para reconocerlo. Las potencias occidentales no solo no lo reconocen sino que sugieren al resto del mundo hacer lo mismo con estas autoridades, como lo hizo públicamente Boris Johnson el Primer Ministro británico. Suleiman destaca que estas posturas se deben a los distintos intereses y a sus intenciones injerencistas en la región.

Los conflictos étnicos fueron y son parte del problema y las potencias se benefician de esas diferencias. “El nuevo Gobierno talibán se va a tener que tomar una actitud de prudencia con respecto a estas comunidades, habida cuenta que Estados Unidos ya está armando a estos sectores, que por el ‘97, en tiempos que gobernaba el talibán, estaban trabajando en la oposición armada, en la región norte, en el límite con Uzbekistán y Tayikistán”, explicó.

Escenarios mediáticos

Por su parte, el geógrafo, fotógrafo y conocedor de la región Pablo Sigismondi abordó las construcciones mediáticas en torno a los conflictos bélicos, donde se montaban escenarios para los medios de comunicación, aprovechando las fronteras artificiales que fueron establecidas por Gran Bretaña en el Siglo XIX. 

“Al no haber diferenciación ni geográfica ni étnica ni cultural de ningún tipo con el lado paquistaní, en 2002 fui a un hotel y estaban alojados grandes capitostes del periodismo internacional. Y allí se organizaban especies de ´tours bélicos´, donde a los periodistas los llevaba dentro de Pakistán, no de Afganistán, donde se montaba una escena para copiar lo que sucedía en Afganistán: se producían combates, tiros de cañón, etcétera. Entonces los periodistas con sus chalecos antibalas, y cascos, y la parafernalia típica de esas situaciones, filmaban, sacaban fotos, hacían entrevistas y parecía que se había producido un enfrentamiento, un combate, y transmitían esta información”

Por eso, el especialista desconfía de la representatividad de las imágenes difundidas en las últimas horas: “por supuesto, esa gente está buscando huir de la entrada de los talibán, pero lo que no se dice es que es una imagen que no representa ni a los pastún y menos a Afganistán, sino que se la machaca porque lógicamente para los invasores es una forma de decir “nos estamos yendo y a ustedes se les va a venir el caos encima”. Al mismo tiempo, Sigismondi remarcó que más allá del retiro de tropas “quedan los rangers, agentes encubiertos de la CIA, los contratistas civiles que todavía pueden desempeñar un papel muy importante sobre el terreno en Afganistán”, que van a operar por la desestabilización del talibán.

¿Qué pasa con las mujeres?

“Los invasores nunca defendieron a las mujeres ni a los ancianos, e incluso arrasaron con población inocente y aldeas enteras mediante el uso de bombas. Nosotros sabemos los antecedentes de misoginis que tienen los taliban, pero me pregunto entonces si hay que justificar que nos invadan los norteamericanos por los femicidios aquí dentro de nuestra República Argentina y dentro de Latinoamérica, con el machismo que hay”, reflexionó Sigismondi.

“No es una solución proteger a las mujeres afganas de los hombres afganos invadiendo, tirando bombas. La solución viene por otro lado”, expresó el fotógrafo.

En ese sentido, Suleiman expresa que si es por la misoginia, hay que mirar también lo que hacen las monarquías del Golfo e Irak: “No metamos este el tema del trato de las mujeres como pretexto para  invadir y hacer las barbaridades que han llevado adelante este en ese mismo escenario”

Suleiman remarcó: “hay que dejarlo andar, ver qué es lo que pasa con esta nueva conducción en Afganistán, no interferir en los temas internos. Si hay un problema vinculado a los derechos humanos, están los organismos de Naciones Unidas, instituciones privadas que ejercen presión en el mundo, que se trabaje a ese nivel y no esté la actitud de, invadir o bien como está haciendo ahora a Estados Unidos, congelar los fondos que tiene el Gobierno afgano”. Cuando han fallado las invasiones en otros países, las potencias se quedan con los fondos económicos de los pueblos, aseguró el referente árabe.

Afganistán en el tablero internacional

“Creo que los talibanes aprendieron muchísimo del Gobierno anterior, que duró 5 años y que estuvo muy convulsionado, habida cuenta de los conflictos internos entre las distintas comunidades, e incentivados esos conflictos por Estados Unidos. Y creo que ellos vienen con otra postura, tienen otra posición. Creo que aprendieron también de sus compañeros wahabíes del Estado Islámico, lo que pasó en Siria, en Irak”, opinó Suleiman.

Para Sigismondi, la potencia que respeta la autodeterminación y que puede salir más beneficiada es China, que “siempre ha buscado su interés estratégico y no ha buscado demasiado otra cosa”.

“Afganistán  es casi el centro del mundo, está en el ‘Heartland’ y  (Halford John) Mackinder dice en 1904 que quien domina el ‘Heartland’ domina el mundo, y es el corazón de Asia. Asia es el centro de la historia, es hacia dónde va el peso geopolítico del Siglo XXI  en adelante. Es decir, Afganistán está en un cruce geoestratégico no solamente de carreteras, sino de ductos que pueden transportar hidrocarburos. Imaginemos desde el Golfo de Cercano Oriente hacia el Lejano Oriente, hacia China. A un tiro de Afganistán está el subcontinente de la India y está todo el espacio al norte de lo que era la antigua Unión Soviética. Es decir, está en el centro de cuatro elementos geopolíticos fundamentales en el mundo de hoy” 

El geógrafo y fotógrafo recordó que en sus visitas a Irak, Siria y el Líbano, “hay un común denominador: que la gente sabe muy bien que fuera de sus países hay poderes que están al acecho” y que las ayudas humanitarias pueden ser igual o más perjudiciales. “Eso es lo que también en este caso ha retroalimentado que los talibán no sean solamente lo que dicen, sino que dentro de Afganistán es  un grupo popular en ciertos sectores de la población. Y si aprende de los errores que cometió probablemente pueda ser reconocido por la comunidad internacional”.

Escuchá la conversación completa:

Foto: Pablo Sigismondi.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico