Canal Abierto Radio | El Gobierno acordó este jueves con  los sindicatos estatales UPCN y ATE adelantar las cuotas previstas para los meses de diciembre, enero y febrero por el mismo monto y en el mismo orden para agosto, septiembre y octubre, y un aumento adicional del 5% en enero, en el mismo mes que se prevé la nueva revisión paritaria.

En diálogo con Canal Abierto Radio, el secretario adjunto de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar aseguró que la reunión fue positiva y se retiró “muy convencido”. En primer lugar, porque desde el gremio ya venían reclamando que se adelante la cláusula de revisión de noviembre. Yo hoy me retiré convencido que se acaba de iniciar el proceso de recuperación salarial para todas y todos los estatales desde que asumió el Gobierno”.

“Este Gobierno tenía tareas razonables para llevar adelante cuando asumió: ponerle fin a la especulación financiera, iniciar un proceso de recuperación de jubilaciones y salarios y, por último, instrumentar políticas sociales que permitieran contener a esa mitad de argentinas y argentinos que había dejado excluidos Macri”, expresó el dirigente

En la reunión se focalizó en quienes tienen menores ingresos para lograr el aumento del 40% para 125.000 trabajadores del Estado nacional, y un 53% para 65.000 agentes que dependen del Sistema Nacional de Empleo Público.

Además del adelanto de las cuotas, hay una cláusula de revisión que servirá en caso de que la inflación continúe o se incremente luego de las elecciones. Aguiar subraya que se ha debatido en el Ministerio “con equidad”.

Por otra parte, el dirigente subrayó la negociación del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional y los acreedores, mientras busca reactivar la economía y mejorar las condiciones de los trabajadores y trabajadoras que. además, en el Estado de “la desvalorización absoluta: no nos podemos olvidar que nos llamaron grasa militante”. “Una cosa era cuestionar el FMI y otra cosa era ver el impacto real que el nivel de endeudamiento que dejaba el Gobierno anterior iba a hacer derrumbar todos los indicadores” y a eso se le suma la pandemia, que se el Estado gestionó con un rol definitivo tanto en medidas sanitarias como económicas.

“A nosotros nos mandan los trabajadores, no nos mandan quienes gobiernan, que circunstancialmente son nuestras patronales. Porque el sindicato de camioneros puede opinar lo que quiera de un ministro, de un presidente, de un intendente, pero no nosotros, porque coincide que son a su vez nuestros empleadores, por lo tanto y frente a esto adquieren más valor estas paritarias” reflexionó Aguiar.

Todos los organismos estatales recuperaron fuerza y gestión: “Hemos sido las y los estatales los que hemos garantizado la contención de todos aquellos sectores que les tocó sufrir de mayor manera los efectos recesivos del Covid”. Pero el rol no se termina solo en el trabajo sino que “también tenemos que describir la Argentina que queremos”, subraya.

Sin embargo, la diferencia entre trabajadores dependientes de Nación, de las Provincias o los Municipios sigue siendo un problema para equiparar los sueldos de todo el universo de trabajadores y trabajadoras estatales. Aguiar remarca que no se ha podido superar ni la precarización ni la tercerización de servicios heredados desde el menemismo en los ‘90. 

“Por eso decimos que el salario mínimo, vital y móvil es una demanda ATE, y tiene que ser un piso de dignidad que esté presente en la mayoría de los municipios de nuestro país, porque sino no se cumple esa máxima constitucional porque por igual tarea debe existir igual remuneración”.

La discusión del gremio no se centra solo en el sueldo sino en las políticas públicas y en la distribución de los ingresos, porque hay un régimen de coparticipación “tremendamente injusto” en Argentina. “De cada 100 pesos que se recaudan por impuestos en la Argentina, 75 pesos se quedan en Buenos Aires, 24 pesos vuelven a las provincias, de los cuales 4 pesos se distribuyen en cada uno de los municipios. Entonces, por más que hagamos el mejor paro, la mejor medida de fuerza, el intendente no va a tener la plata para darnos el aumento de sueldo y para pasarnos a planta permanente”, detalló.

Vuelta a la presencialidad de los y las trabajadoras estatales

Aguiar comentó que no toda la dirigencia de ATE piensa igual, pero concluyen en la dificultad para volver a las dependencias en los tiempos estimados por la Secretaría de Gestión y Empleo Público de la Nación. Hay que pensar en trabajo por turnos, o en sistemas semi-presenciales para evitar aglomeramientos, así como hay que acondicionar los espacios con mamparas y siempre tomar en cuenta las recomendaciones del personal de salud. 

“Hay algunos que sostienen que las nuevas variantes del virus, menos mortales pero más contagiosas, nos ponen en la puerta de una tercera ola de la pandemia. que no debiéramos subestimar. Volver a la presencialidad de manera masiva implica 150.000 personas de golpe, por lo menos  en el transporte público de pasajeros. Son aglomeraciones que no tenemos porqué producir en este momento”

Escuchá la nota completa:

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico